El Día de la Deuda ya llegó

Hay dos fechas en el calendario que marcan sendas fronteras para delimitar el momento en el que los ciudadanos dejan de trabajar solo para el Estado y el momento en el que el Estado se queda sin dinero para cumplir con sus obligaciones y ha de recurrir a la deuda, fecha esta última que oscila por lo general cada año y que es conocida como Día de la Deuda.

Esta última, según los analistas que se han ocupado de realizar los cálculos,  el Instituto Económico Molinari (un organismo privado de inspiración liberal, adicto a la escuela económica austriaca),  se ha producido en nuestro país  precisamente el domingo, de forma que a partir de este lunes, España vivirá solo del crédito, es decir, carece de dinero para  pagar con los recursos propios todos los gastos que tiene comprometidos. Es una casualidad que justamente este año no haya Presupuesto público, pero el heredado se ha utilizado para realizar los cálculos como si fuese  el bueno.

Lo interesante de esta fecha es mirar sus dos referencias. Es decir, el día de la insolvencia del sector público (sumando Estado, Autonomías y Ayuntamientos) se atrasa o se adelanta según las cosas vayan mejor o peor en materia de equilibrio presupuestario. Cuanto más alto es el déficit, antes llega el día de la insolvencia pública, por llamarlo de alguna forma. Como en los últimos años hemos ido mejorando en materia de déficit público, la fecha de la insuficiencia fiscal se ha ido retrasando, es decir, llega más tarde, de forma que el Estado tiene que pedir menos dinero prestado a los mercados.

Hace unos años, en los peores momentos de la crisis, España se quedó sin dinero público suficiente a falta de unos 150 días para que terminara el ejercicio. Este año rondamos algo menos de los 40 días.  Es decir, desde este lunes hasta el último día del año.  Por lo tanto, el avance es considerable, aunque lo suyo sería ajustar los gastos de manera que el dinero diera de sí hasta el día de comer las uvas. Pero el equilibrio presupuestario no está de momento en los planes del Gobierno ni en las posibilidades reales de la economía, como sucede ya en algunos países, como Alemania, en donde llegan a final de año sobrados de dinero y con efectivo suficiente incluso para vivir sin tirar de la chequera en las primeras semanas del año.

La  otra referencia a tener en cuenta es la comparativa con países de nuestro entorno. El  Día de la Deuda es, en el conjunto de la Unión Europea, el próximo 13 de diciembre, es decir, unos veinte días más tarde que en España, lo que quiere decir que el conjunto de la UE tiene mayor capacidad de aguante con su dinero público que España. Hay algunos países, los menos, a los que la fecha del Día de la Deuda les llega algo antes que a nosotros, como es el caso de Francia o de Portugal, ya que tienen insuficiencia de en una fecha más prematura que la nuestra. Pero la mayoría de los países europeos disponen de mayor margen de autosuficiencia.

Para el año 2019, a España le llegará esta fecha posiblemente algo más tarde, ya que las cuentas están hechas para que los gastos sean soportados durante más tiempo con el dinero disponible, aunque los matices pueden aportar algunas sorpresas si hemos de creer en las suspicacias de algunos organismos internacionales, para los que España ha construido sus cuentas públicas del año próximo con cierto exceso de optimismo.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *