La subida de tipos puede esperar

Las señales de debilidad que está ofreciendo la economía de Estados Unidos en este arranque del año 2015 han hecho mella en el ánimo de algunos expertos, en particular en el Fondo Monetario Internacional (FMI), que acaba de recomendar un aplazamiento en la subida de tipos que la Reserva Federal americana tenía en mente. Estaba previsto que las primeras subidas de tipos de Estados Unidos se aplicasen a partir de este mes de junio. Los tipos permanecen sin cambios desde finales del año 2008.

Una de las razones por las que la economía de este país ha frenado de forma bastante abrupta su recuperación reside en el encarecimiento del dólar. Mucho dinero ha corrido hacia el área dólar para prepararse ante una posible subida de tipos de interés, aunque cuando esta se produzca se supone que los flujos de inversión serán mucho más fuertes. Y es este desplazamiento de capitales lo que temen ahora algunos expertos, ya que puede traducirse en un fortalecimiento aún más acusado del dólar, lo que afectará de lleno a la competitividad de la economía estadounidense y, por lo tanto, a su crecimiento, que en los últimos meses dista mucho de su potencial, que se estima en torno al 3% anual de mejora del PIB.

Se han manejado algunos otros argumentos para explicar el frenazo de la economía americana, entre ellos la rápida caída de las inversiones en el sector petrolero, ya que el fuerte descenso de los precios del petróleo ha situado en posición crítica muchos proyectos de exploración y explotación de los nuevos yacimientos de petróleo no convencional. Estos nuevos yacimientos, que tienen un coste de extracción superior a la media, funcionaban en rentabilidad con los precios del petróleo por encima de los 100 dólares el barril. Pero con el crudo a 60 dólares por barril,  la rentabilidad de estas nuevas explotaciones está muy en entredicho.

La apreciación del dólar ha sido, en todo caso, un bálsamo para la economía europea en la misma medida en la que está socavando las expectativas de crecimiento de Estados Unidos. De ahí que la Reserva Federal estadounidense esté repensando si realmente tiene sentido empezar a subir tipos en este mes de junio (los días 16 y 17 se reúne el Comité de Mercado de la Fed) o si debería esperar a alguna de sus próximas reuniones, que están convocadas para septiembre y para diciembre próximos. El FMI ha recomendado este jueves que la subida de tipos se difiera hasta bien entrado el año 2016.

Un aplazamiento de este tipo podría resultar bastante favorable para la economía mundial, sobre todo para Estados Unidos, que vería aflojarse la presión sobre el dólar. Pero podría no resultar tan favorable para las economías europeas, muy dependientes en los últimos meses de la capacidad exportadora hacia el mercado estadounidense y en general hacia otros mercados sensibles a las oscilaciones de los tipos de cambio entre el dólar y el euro.