Paramés da un portazo a Acciona

Desde hace un cuarto de siglo, Francisco García Paramés, principal cabeza visible de la gestora española Bestinver, es sinónimo de éxito en la gestión de los fondos de inversión en España. Acaba de romper abruptamente con sus patrones, la multinacional Acciona, regida por la familia Entrecanales, y ha optado por marcharse de Bestinver hacia un destino aún no precisado pero que será una nueva gestora de fondos de inversión, dado el carisma que García Paramés tiene ente los miles de inversores que le han encomendado sus ahorros en estos últimos años, con resultados realmente espectaculares.

Una de las incertidumbres que planea sobre este cambio de destino de Paramés es la hipotética reacción de algunos o muchos de los inversores que tenían depositado su ahorro en esta gestora, a la que han visto crecer casi desde la nada. La estrecha vinculación entre partícipes y gestores existente en Bestinver y en torno a la personalidad de García Paramés puede tener una deriva poco favorable para la compañía. No serán pocos los inversores que prefieran seguir en manos de los acertados consejos que Paramés ha administrado en estos cinco lustros de éxito.

Bestinver ha entrado en el grupo de las diez grandes gestoras españolas por volumen de patrimonio gestionado, lo que tiene su mérito habida cuenta de que el grupo Bestinver carece de una red de trato con los inversores, lo que la distingue de las demás gestoras grandes y medianas, que cuentan con cientos o miles de oficinas a través de las cuales distribuir sus productos y atender a los inversores.

La marcha de Paramés ha provocado un importante derrumbe de las acciones de Acciona en Bolsa. Este grupo empresarial, que en los últimos años ha realizado una decidida apuesta por su expansión internacional y sobre todo por el desarrollo de las energías renovables en numerosos emplazamientos internacionales, tenía también una creciente dependencia de los beneficios que le proporcionaba de forma significativa el trabajo del equipo de gestores de los fondos de inversión y planes de pensiones que manejaba Paramés. La reacción de los accionistas de Acciona ha sido bastante explícita: han vendido esta mañana en Bolsa, nada más conocer lo que consideran un percance, acciones de la compañía porque entienden que la marcha de Paramés es un mal asunto para el futuro del grupo empresarial, que se va a ver privado de uno de los ejecutivos de un área bastante rentable.

Los fondos de inversión de Bestinver han batido con amplitud las ganancias de los índices de referencia. En Bolsa, durante los últimos 20 años, esta compañía gestora ha logrado ganancias que duplican las del índice del mercado de renta variable. Además, en algunas de las duras épocas de los mercados bursátiles (burbuja tecnológica en el año 2000, crisis inmobiliaria en España a partir del año 2010 y crisis financiera del año 2008 en adelante), la gestión de Paramés ha tenido la virtud de mantenerse al margen de los derrumbes del mercado, de forma que en algunos años en los que el Ibex 35 registraba pérdidas, era normal ver a algunos de los fondos de inversión de Bestinver en beneficio, aunque fueran modestos.

Paramés fue adquiriendo reputación de buen gestor apostando a principios de los años 90 por las pequeñas y medianas compañías en fase de crecimiento, en las que existía un “valor” que el mercado no les reconocía pero que el paso del tiempo acabaría por alumbrar. Es un estilo de inversión que ha hecho ricos y famosos a personajes de elevada reputación en el mundo bursátil a escala internacional, el más famoso de los cuales es Warren Buffett, con quien Paramés ha llegado a trabar una cierta amistad. Este estilo de inversión, acuñado por el economista británico-estadounidense Benjamin Graham en el primer tercio del siglo pasado (apostando por el valor, no por el precio, ya que este último acabará por reflejar fielmente al primero) tiene ya bastantes adeptos en nuestro país, lo que algunos consideran que es una de las razones por las que la Bolsa española ha contado con un soporte bastante más sólido que otros mercados, aunque los fondos de inversión que gestionaba Paramés no han tenido muchos remilgos a la hora de desinvertir en valores españoles y apostar de forma decidida por Bolsas de otros países.

La ruptura de Paramés con Acciona ha sorprendido a casi todo el mundo del sector de la inversión colectiva, ya que los 6.000 millones de euros que gestiona en fondos de inversión y los 1.000 millones en planes de pensiones, además de otros vehículos de inversión, forman una masa financiera muy sólida, que resulta bastante apetitosa para gestores internacionales.

Hace unos meses, los Entrecanales intentaron vender la empresa para sacar liquidez, pero las ofertas no colmaron sus apetencias. Ha habido negociaciones entre el equipo gestor que dirigía hasta ahora Paramés y Acciona para buscar una salida propia a esta entidad, que permitiera sobre todo mantener su fórmula de éxito sin modificaciones sustanciales y preservando la integridad del equipo profesional. Esta negociación parece haber naufragado. Tampoco corrió mejor suerte la negociación con algunos inversores extranjeros.