El mapamundi cervecero: dime cuánto cuesta la birra y te diré cuánto me gusta tu ciudad

Cuando preparamos un viaje al extranjero necesitamos referencias económicas del país para elaborar el presupuesto: cuánto va a costar la comida, como está el precio de los hostales y, por supuesto, cuánta panoja va a caer en cerveza. La economía a escala doméstica funciona así y a la hora de rascarse el bolsillo son muchos los españoles que razonan en birras, como a cuántas cervezas equivale una cena en aquel gastrobar de postín o cuántas jarras podría apretarme durante el año con lo que vale el nuevo iPhone (aquí igual es mejor hacer el cálculo en lustros).

Pero no se alarmen, hay una clasificación con el precio aproximado de una pinta de bar en distintas ciudades del mundo. Una guía que equilibra el cambio y las devaluaciones de moneda para que sepamos cómo está la oferta cervecera de otros países y compararlos con el nuestro. Y aunque pueda parecer un estupidez, este estudio nos revelaría la situación económica (y moral) de una nación.

 

Toda patria, por chica o grande que sea, suele ostentar con orgullo su propia marca de cerveza. Por lo tanto, este índice de pintas con datos del Deutsche Bank no sirve para comparar con exactitud el poder adquisitivo entre países, pero sí para hacerse una idea de cómo de cara está la vida del parroquiano de bar en un lugar determinado. Estamos así ante la guía definitiva para escoger destino Erasmus.

Quizás esta tabla explica por qué los jóvenes españoles se pegan por pillar una plaza de movilidad europea en cualquier ciudad de Polonia, donde medio litro de rica ‘piwo’ (cerveza en polaco) sale a un 1,90 euros. No tan idílico sería pasar unos meses estudiando en Noruega si nuestro sueldo o beca depende del poder adquisitivo español, puesto que en Oslo la pinta ronda el mareante precio de 8,30 euros. De hecho, la capital del país escandinavo lidera esta lista, convirtiéndose por méritos propios en el lugar más caro del mundo para echar una tarde pidiendo rondas.

El jugo de malta y lúpulo también supone un bien de lujo en las ciudades más capitalistas de todo Asia, Singapur y Hong Kong. Siguiendo muy de cerca a los noruegos, los habitantes de estas dos antiguas colonias británicas se dejan 7,50 y 6,50 euros respectivamente cada vez que se acercan a la barra a pedir una jarra de medio litro. Parece mentira que dos de las capitales del mercado mundial no sepan de las bondades de la cebada fermentada para llegar a consensos y cerrar jugosos tratos. Lo que ocurre en realidad es que en estas ciudades todo es bastante caro, especialmente los vicios.

Al vecino me arrimo

Pero ¿acaso dentro de las ‘sustancias recreativas’ puede haber una más saludable que la birra? Si la ingieres con mesura y no a granel con un embudo, claro está. Pues en algunas ciudades del mundo esta fuente de vitamina B y sales minerales se sirve a precios prohibitivos, al menos bajo el criterio del bolsillo español. Cuando veíamos en ‘Cómo conocí a vuestra madre’ a Barney Stinson llegar con rebosantes jarras de cerveza a la mesa del MacLaren’s, el sonriente camarero le estaba cascando 6,20 euros por pinta. Es normal: Nueva York y Boston (6 euros) ocupan la cuarta y quinta posición de este ‘ranking’ de taberna.

España aparece en el puesto 21 con Madrid, donde la jarra de medio litro se despacha a una media de 4,50 euros. Obviamente todo el mundo conoce tugurios en su barrio infinitamente más baratos, pero hay que reconocer que España no entra en el paraíso de la cerveza barata.

Pero secaros las lágrimas, porque existe un vecino en el bloque, uno que muchas veces ni nos molestamos en saludar en el descansillo, que puede acudir al rescate. A menos de 700 kilómetros de Madrid, en Lisboa, la pinta se sirve a ¡1,70 euros! Ya podéis cimentar vuestro amor por Portugal sobre otro deseo, aparte de las toallas y Eurovisión.

 

Sin embargo, el paraíso cervecero tiene nombre y se llama República Checa, donde por apenas 1,08 euros puedes brindar con medio litro de cerveza de primera calidad. Viendo que en Berlín una pinta cuesta 3 euros y siendo el sueldo mínimo en Alemania más del doble del español, te estarás echando las manos a la cabeza, pero aun así nuestra intención es haberte ayudado de cara a tu próximo viaje o mudanza. Estamos seguros de que tu interés por el gótico de Praga se encuentra ahora mismo a unos niveles especialmente inquietantes.


Con información de Bussines Insider y The Economist.

El planeta es un lugar insólito, no te pierdas su actualidad más extraordinaria: 

– Ocho ideas extremistas para evitar que los alumnos copien en los exámenes

– No siempre es buen momento para un selfi (y estas diez pifias totales lo demuestran)

– ‘The Walking Dead’ o ‘Star Wars’: la cultura pop en la realidad aumentada

– Esta princesa iraní tuvo 145 pretendientes de la nobleza. 13 de ellos se quitaron la vida por su rechazo