La bombilla humana que dice alimentarse de electricidad: “En media hora estoy satisfecho”

Has leído bien. La persona que responde al nombre de Naresh Kumar y que reside en Muzzafarnagar, en el norte de la India, afirma que tiene un don único en el mundo: no solo es capaz de soportar de forma natural los altos voltajes de la electricidad, sino que presume de alimentarse de ella. Efectivamente, a sus 42 años, Kumar no come arroz, carne o pescado como el resto de los mortales, sino electricidad. Ahora valdría la pena calcular lo que se ahorra en su sustento.

“Cada vez que tengo hambre y no hay comida en casa, toco cables pelados y en media hora estoy satisfecho. Yo me alimento de electricidad como si fuera comida “, asegura Naresh Kumar. Cuando recuerda cómo descubrió este superpoder comenta que fue por accidente: Mientras se encontraba en su trabajo, entró en contacto por error con un cable que no estaba aislado de la corriente eléctrica, pero, en vez de freírse como patata frita (que es lo que le hubiese ocurrido a casi todos los seres humanos del planeta), salió victorioso.

Otra persona habría rezado un padrenuestro al salir ileso de ese episodio. No obstante, Kumar, en lugar de bendecir su supuesta suerte, decidió seguir explorando. Continuó poniéndose a prueba tocando cada vez más cables hasta que se dio cuenta de que la electricidad no tenía efectos negativos en su cuerpo, sino a la inversa: esta se convirtió en la fuente de energía que dejaba a los víveres tradicionales relegados a un segundo plano o directamente a ninguno.

“Puedo tocar cualquier aparato eléctrico como un televisor, una lavadora o una nevera con mis manos y no me afecta. De hecho, incrementa mis niveles de energía. Creo que el 80 % de mi cuerpo está compuesto de electricidad ahora mismo”. La obsesión de Kumar con este fenómeno es tal que su casa está repleta de cables sin aislante, para recargar su batería cuando le apetezca o esté hambriento.

También hay que decir que ni su mujer ni sus hijos han nacido con la habilidad de este hombre-bombilla y no se sienten seguros en su propio hogar. “No hay interruptores, y mis hijos y yo tememos recibir una descarga eléctrica en cualquier momento”, comenta su esposa.

Pero no solo Kamur es la única persona en el mundo capaz de soportar alta tensión sin sufrir lesiones. Ya se han conocido con anterioridad historias como la de Slavisa Pajkic, que también responde al nombre de ‘The Human Battery’ (‘La batería humana’). Natural de Serbia, Pajkic afirma poder manipular corrientes y hasta generarlas él mismo. Sus destrezas se revelaron cuando apenas tenía 17 años, mientras se encontraba con unos amigos. De repente, uno de ellos pegó un grito cuando decidió apoyarse en una valla eléctrica y enseguida empezaron las apuestas acerca de quién duraría más tiempo agarrado al mental. Está claro quién ganó el desafío: Pajkic, que no sintió nada.

Tiene dos récords Guinness: uno por soportar 20.000 vatios y otro por ser el más rápido calentando una taza de agua a 97 grados centígrados en solo un minuto y 37 segundos. Seguramente estés preguntándote el porqué de este dominio. Pues resulta que podría estar en su piel: carece de glándulas sudoríparas y es aislante. Además, prácticamente no posee vello corporal. No tiene ni pelo en la cabeza ni en las cejas ni en las pestañas.

Otro caso extraordinario es el del indio Raj Mohan Nair, apodado como Electro-Man (Hombre eléctrico): es capaz de soportar hasta 10 amperios de corriente eléctrica sin torrarse, cuando tan solo hace falta una décima parte de un amperio para causar la muerte de una persona. Mohan Nair se percató por primera vez de su cualidad cuando a sus siete años agarró un cable desnudo con corriente. Para su sorpresa, hubo cero reacción: es inmune a la electricidad. ¿’Habemus’ milagro sin causas aparentes?

Así que Naresh Kumar, que despliega su talento dejando que la corriente eléctrica fluya por su boca para encender una bombilla, no puede presumir de ser el único ser humano capaz de manipular corrientes, pero sí de ser exclusivo en usarla como alimento, condición que ha valido para bautizarlo como ‘India’s Living Light Bulb’ o, en español, ‘La bombilla humana’. Si estos personajes son invulnerables a algo tan sensible para el resto de la humanidad como la electricidad, ¿con qué otro elemento podrían ser invencibles?

Con información de Oddity Central, Daily Mail y News Gram.

Aliméntate de otros relatos cargados de energía aquí:

De la monja atleta al ‘yayo’ levantador de pesas: los abuelos deportistas más sorprendentes

Seis días pedaleando sin moverse: el verdadero ‘hombre de hierro’ bate el récord mundial de bici estática

El agua, combustible del futuro: nuevos materiales para desterrar el carbón y el petróleo

-Batería baja: conecte el cargador o bucee hasta el fondo de un lago en busca de litio