Miles de euros y más de 300 espadas: recrean (de verdad) el Trono de Hierro

Por fin llegó. El invierno ya está aquí. O, por lo menos, en el hemisferio sur y en nuestras pantallas, gracias a la séptima temporada de ‘Juego de tronos’, recién estrenada anoche. Eran las 3 de la madrugada (hora española), pero saber cómo prosigue la desesperada guerra por los Siete Reinos bien merecía sacrificar unas horas de sueño, sobre todo ahora que estamos en época estival. Sin ‘spoilers’ (en honor a los más regazados), todo continuará con la vuelta de Daenerys a Poniente, con Jon Snow como Rey del Norte y Cersei sentada en el Trono de Hierro. Precisamente esta deseada sede del poder seguirá dando mucho que hablar y no solo en la ficción, sino también en la vida real.

Han sido muchos quienes han replicado el Trono de Hierro, pero hasta el momento nadie se había atrevido a recrearlo con toneladas de metal real. Algo a lo que un equipo de artesanos rusos ha querido poner solución haciendo el primer trono de hierro con espadas de verdad. En concreto, dos herreros, un soldador y un par de artistas, todos ellos miembros de la asociación de artesanos de Blagovéshchensk en la región de Amur (sureste del país) y enfervorecidos seguidores de la saga.

Para su construcción, comenzaron por forjar ellos mismos las 387 espadas y algunas dagas necesarias. Para ello precisaron de media tonelada de metal que trabajaron con sumo cuidado con el fin de darle forma y finalmente soldar para crear el asiento del poder. De acuerdo a las estimaciones de Vadim Nikolayev, uno de los promotores de la iniciativa, gastaron alrededor de 500.000 rublos (unos 7300 euros al cambio actual). Si bien es una elevada cantidad, mereció la pena, según ellos mismos aseguran. “Queremos mostrar al mundo que el trabajo del metal es muy interesante y esperamos atraer a los jóvenes que quieran aprender este arte”, explica Nikolayev.

A día de hoy, el Trono de Hierro más real está instalado en un parque público de Blagovéshchensk. Allí los lugareños pueden sentarse para sentir el poder de los Siete Reinos. Para hacer la experiencia más cómoda (recordemos que es de hierro puro), han colocado un mullido cojín en el asiento, aunque tampoco es recomendable permanecer mucho tiempo sobre él: las afiladas puntas de las espadas que conforman la famosa silla lo convierten en peligroso, tanto que es necesaria vigilancia en el lugar.

O quizás todo sea una maniobra para evitar que nadie sienta las ansias del poder, aunque ya se lo decía Stanis Baratheon a Davos Seaworth: “¿Alguna vez has visto el Trono de Hierro? ¿Sus púas a lo largo de la parte posterior, sus retorcidos lazos de acero y los extremos dentados de espadas y cuchillos fundidos? No es un asiento cómodo. Aerys se cortaba tan a menudo que los hombres lo llamaron el Rey Costra, y Maegor el Cruel fue asesinado en esa silla. No es un lugar donde un hombre puede descansar fácilmente. A veces me pregunto por qué mis hermanos la querían tan desesperadamente”. Después de esto, ¿quién querrá sentarse allí?

Ahora bien, el parque no será su lugar definitivo. Sus creadores están buscándole un nuevo destino. Puede que un museo local o un centro comercial; incluso también están valorando la posibilidad de llevarlo de gira por las principales ciudades rusas, incluido Moscú.

Además, los artesanos están reuniendo la documentación necesaria para conseguir el título de Guinness World Recordsal afirmar que es el único Trono de Hierro hecho realmente con este material. Ahora bien, solo ahí radica la similitud con el original: en la literatura de George R. R. Martin el asiento tiene un tamaño de 12 metros de altura, lo que dificultaría excesivamente la escenografía. Ideado por el rey Aegon I el Conquistador, se utilizaron 1000 espadas. Todas eran de enemigos abatidos en la conquista que dio lugar a la unificación de los siete Reinos. El cometido de formar el trono se le encargó a su dragón Balerion, apodado el Terror Negro, que estuvo 59 días fundiendo el material para que pronto quedara listo.

Tu propia réplica del Trono de Hierro

Si varias veces has fantaseado con sentir el poder del Trono de Hierro y, por supuesto, no vas a viajar a Rusia, también podrás hacer el tuyo sin gastarte un pastizal. La idea, propuesta por un usuario de la comunidad de tutoriales Instructables, es tunear una simple silla de plástico con trozos de madera en forma de espadas y mucho espray de color metalizado. Así lo podrás instalar en un rincón de tu casa y sentarte en él para desde ahí dominar el mundo (o, por lo menos, tu hogar).

Si te va más el arte abstracto, también puedes seguir los pasos de un Ikea de Francia. En la sección de cuartos de baño de la tienda de Reims, un váter junto con una serie de escobillas representan el afamado trono. A simple vista nos puede resultar curioso, pero puede que sea más premonitorio de lo que parece. ‘Spoiler’: en la serie la muerte sorprende a uno de sus personajes en el excusado. Y tú, ¿con qué trono te quedarías?


Con información de Oddity, Cinemanía y Verne.

Para seguir con el amor a las series:

– No es tan fácil como en CSI: la difícil física de las salpicaduras de sangre

– Las mates de ‘The Walking Dead’: hay esperanza de que Rick y compañía derroten a los zombis

– Más allá de ‘Westworld’: las otras series y películas que han retratado el despertar de los robots

– Diez teleseries 100% españolas con hilarantes versiones extranjeras