Un sumiller de la leche y otros catadores insólitos que cobran por llenarse el buche

Habitualmente, cuando surge la posibilidad de asistir a una cata solemos pensar que, por uno u otro motivo, a casa no volveremos sobrios: la estrecha relación de esta sana actividad con las bebidas espirituosas nos dice que acabaremos piripis. Si se trata, por ejemplo, de una degustación de jamón, lo más habitual será que acompañemos […]