Esta entrenadora personal quiere que bebas batidos de esperma

Ha llegado el momento. Todo apunta a que la moda de los ‘smoothies’ se nos ha ido de las manos. Desde los zumos depurativos hasta los batidos con una retahíla de ingredientes más verdes que un prado asturiano, lo cierto es que parece que ya no hay fruta, verdura o alimento que no pueda meterse en la batidora. Pero siempre hay alguien que decide ir un paso más allá. Demos la despedida a los tradicionales batidos de fresa y plátano para añadir a nuestro desayuno una sustancia no apta para todos los paladares: los espermatozoides.

La insólita receta ha sido idea de la británica Tracy Kiss, una entrenadora personal de 29 años que incluye una cucharadita de semen en su bebida diaria. La inglesa es madre de dos niñas pequeñas y sigue una estricta dieta vegana, a la que ha añadido un ingrediente que, por el bien de la salud mental de algunos, podría haber seguido usando en secreto.

Así las cosas, no es de extrañar que sus particulares batidos hayan saltado a la palestra y conseguir llamar la atención de buena parte del mundo. Gracias a ello, también se ha podido conocer que la entrenadora gana un sobresueldo colgando imágenes un pelín subiditas de tono a un portal para adultos. Con este panorama, el morbo, desde luego, está asegurado.

foto1

Kiss, que no tiene pareja desde hace años, se ayuda del semen de su mejor amigo para completar su receta. Insiste, además, en que este inusual ingrediente es el que le da las fuerzas para aguantar el trajín del día a día: “Puede llegar a saber muy bueno, dependiendo de lo que mi amigo haya comido. Mis otros amigos creen que soy un poco extraña, pero a mí no me importa”, explicaba la británica al diario ‘The Sun’.

No obstante, reconoce que le costó convencer a su amigo para que le echara una mano (o unas gotas, mejor dicho): “Cuando se lo pedí por primera vez, él se pensaba que lo quería para inseminarme, pero cuando le convencí y le dije que era para mi rutina de belleza, accedió”. Al fin y al cabo, “puede proporcionármelo fácilmente”, seguía Kiss. Dicho y hecho: su compañero se deja caer por casa de Tracy una media de tres veces por semana con sus atípicas donaciones. Quien sabe si las propias fotos de su amiga pueden servirle de gran ayuda en caso de no encontrar la inspiración necesaria.

Pero, eso sí, la británica asegura que su proveedor está muy sano: “No fuma, no bebe y no toma drogas. Incluso le pedí que se hiciera pruebas de ETS”. En este sentido, Tracy también está preparada para las ocasiones especiales, como cuando su amigo come espárragos o fuma algún que otro cigarrillo: “Le pido que me avise para que sepa mejor. Alimentos como la piña o el eucalipto hace que tenga mejor sabor”. Semen, por supuesto, pero que sea de calidad.

Una vez con el ingrediente secreto en la cocina, Tracy prepara sus batidos ayudándose de alimentos más habituales, como fruta fresca, frutos secos, leche de coco o de almendras. A lo tonto, Kiss ha estado consumiendo estos ‘smoothies’ de esperma durante todo un mes y, en base a su título de nutricionista certificada, no deja de repetir los múltiples beneficios que esta sustancia conlleva.

foto2

De hecho, esta británica apela a suprimir los tabúes en torno al semen: “El esperma es un producto asombroso y deberíamos dejar de ser tan ridículos con él. Los beneficios para la salud han sido investigados y más mujeres y hombres deberían aprovechar sus ventajas, ya que está creado por nuestro propio cuerpo y no tiene aditivos ni componentes químicos”. La ciencia, por su parte, parece no estar del todo de acuerdo con los argumentos de Tracy.

Según la Universidad de Columbia, habría que consumir cantidades ingentes de semen para que llegue a aportar algún tipo de proteína significativa. Por su parte, la Universidad de California en Santa Bárbara va un paso más allá y específica las cantidades que deberíamos ingerir para sacar algo de provecho a los espermatozoides. Según la investigación, haría falta una taza entera de semen para conseguir 12 gramos de proteínas. O lo que es lo mismo: que un hombre eyacule 70 veces, hasta llevarlo al borde de la extenuación, cuando la misma cantidad se podría lograr con un tradicional huevo frito (esta vez, nos referimos al que pone la gallina).

Así, parece que la británica se queda sin justificación científica, ya que ella utiliza solo una cucharada de semen para preparar sus batidos energéticos. Los más malpensados dirán que es por el puro morbo, pero la obsesión de Kiss por los espermatozoides no se queda aquí. Advertencia a los más sensibles, esta información puede provocar más de una arcada (si no has sufrido alguna ya): también usa el semen a modo de crema facial.

La entrenadora comenzó a usar el esperma para tratar su rosácea, una enfermedad de la piel bastante común que se caracteriza por el enrojecimiento de algunas zonas del rostro. Según ella, los resultados son asombrosos y, por eso, ha querido compartir su descubrimiento en las redes sociales, donde enseña a las demás mujeres a incluir el semen en su rutina de belleza. Solo basta con mezclar los espermatozoides con claras de huevo y aceite de lavanda, para después aplicarlo sobre la piel durante un cuarto de hora, tres días a la semana. ¡Así de fácil!

No obstante, Tracy teme que en algún momento su materia prima se acabe y, antes de que eso ocurra, está decidida a buscar pareja de nuevo, aunque asegura que debe respetar su particular estilo de vida: “Quiero una relación donde mi pareja me pregunte si quiero uno o dos chupitos de esperma en mi batido cada mañana” y, si juega bien sus cartas, parece que no le va a costar mucho encontrar a su hombre ideal.

—-

Con información de The Daily Dot, The Sun y Cribeo.

Otros ingredientes insólitos que puedes incluir en tu dieta:

La monstruosa fruta que sabe a cerdo y podría alimentar a miles de personas

El inesperado éxito de la pizza con extra de…pizza

El desayuno de los campeones: 59 bocados, 8.000 calorías, prohibido compartir

Tómate un postre de mierda en esta cafetería temática de caca