No sale a cuenta: las estrellas del porno cobran mucho menos de lo que pensabas

Como ha dejado claro la actriz porno española Amarna Miller en el nuevo y llamativo vídeo promocional del Salón Erótico de Barcelona, a los actores de su ramo les preocupan las mismas cosas que a quienes ven sus vídeos. La corrupción de los políticos, la hipocresía de la sociedad o el trato de favor que reciben los bancos son algunas de las cuestiones contra las que carga. No obstante, la protagonista del ‘spot’ pasa por alto un asunto que, al igual que a tantos y tanto profesionales, afecta a su gremio: los bajos sueldos.

Al igual que sucede en casi cualquier puesto de trabajo, especialmente si se trata de uno dentro de la industria del cine o la televisión, no todo es tan bonito como nos puedan llegar a contar. Si además la cosa va de desnudarse y mantener relaciones sexuales ante una cámara, los estereotipos y los clichés empañan una realidad que va más allá de ganarse la vida entreteniendo a la calentorra audiencia.

Si bien lo habitual es pensar que los actores porno que inundan internet de sexo de ciencia ficción se llenan los bolsillos gracias a su singular profesión,  lo cierto es que sus actuaciones no les llevarán al selecto club de millonarios. De hecho, el salario de estos intérpretes depende de múltiples variables. No obstante, el dinero sigue siendo uno de los interrogantes más tópicos de la industria del entretenimiento para adultos.

Con la intención de resolver el misterio, la CNBC ha elaborado un informe con los salarios que perciben los actores y actrices porno por escena. Para ello, han contado con la ayuda de dos agencias de la industria del cine X, LA Direct y Splieger, la Universal y la Warner de las cintas subiditas de tono.

Según estas empresas, una actriz porno corriente y moliente puede llegar a embolsarse entre los 800 y 1.000 dólares por escena (entre 739 y 924 euros). Sin lugar a dudas, la cifra está muy por encima de lo que gana un currito cualquiera por un rato de trabajo, pero tampoco son las cifras millonarias que cabría esperar teniendo en cuenta el tipo de espectáculo que se graba.

Como es lógico, la clave que determina qué cifra es la que se paga se encuentra en el tipo de escena que ruede el artista en cuestíón y en su popularidad. Así, las actrices más reconocidas alcanzan entre los 1.500 y los 2.000 dólares por escena (una horquilla que iría desde algo más de 1.300 euros hasta casi 1.800), mientras que las primerizas tienen que conformarse con 300 dólares por una representación (267 euros). Como en todo, hay que escalar posiciones para llegar a lo más alto y conquistar el corazón (u otros miembros) de los amantes del porno.

El informe desglosa también los salarios en función del tipo de escena que se ruede, teniendo en cuenta las más típicas de las películas X. Por ejemplo, desnudarse ante las cámaras tiene una recompensa de 340 dólares (unos 300 euros). Si la cinta empieza a subir de tono y una mujer abre las piernas, la cifra asciende a poco más de 400 dólares (360 euros).

En cuanto al coito en sí, una intérprete femenina puede ganar entre 300 y 1.500 dólares (entre 267 y algo más de 1.300 euros) por mantener relaciones sexuales con un hombre. Si el acto sexual se produce entre dos mujeres, la cantidad mínima aumenta hasta los 500 dólares (445 euros). Los salarios más jugosos, en lo que al sexo entre mujeres poco conocidas en el sector, se reducen hasta la cifra de 1.200 dólares (1.070 euros).

A un lado quedan las desorbitadas cantidades ofrecidas a personajes de renombre ajenos a la industria del porno. El morbo de ver a una política estadounidense ofreciendo placer a los consumidores de este singular tipo de cine hizo que la congresista yanqui Debbie Wasserman Shultz, representante del Estado de Florida, recibiera hace poco una suculenta propuesta: 50.000 dólares (44.575 euros) por aparecer en un video erótico del portal XHamster.

Lo que sí es cierto es que el mundo del porno es uno de los pocos sectores en los que las mujeres ganan más dinero que los hombres. En este sentido, un actor del llamado cine para adultos cobra entre 500 y 1.500 dólares por escena (entre 445 y 1.340 euros). Según TheRichest.com, estas cifras implican que, al cabo de un año, una actriz porno ganaría unos 20.000 dólares (unos 17. 850 euros) más que su compañero de profesión.

Además, las actrices del montón del cine X también pueden ganarse un dinerillo extra meneando el esqueleto en las típicas barras de un bar de ‘streaptease’. Esta opción no es una nimiedad: algunas pueden llegar a sumar 2.000 dólares (1.786 euros) a su cuenta corriente por una sola noche de trabajo. En el caso de auténticas estrellas del porno, estos añadidos se traducen en actos promocionales de la película en cuestión y sí, ellas sí se hacen con buenas sumas de dinero.

De hecho, la actriz Sabrina Deep ha declarado que un artista inteligente puede ganar entre cuatro y seis veces más al año solo en trabajos de promoción. Las convenciones o los productos de marca propia son “solo algunas de las actividades que pueden traer grandes sumas de dinero a los bolsillos de las estrellas del porno”.

¿Y si hacemos una porno? Error.

Pero la producción de una película para adultos no tiene solo en cuenta a los actores. Como en cualquier otro equipo, hay que contar con un director, un productor, cámaras (por supuesto), personal encargado del maquillaje y un guionista, aunque éste último precisamente no sea el que más trabaje para dar con el argumento perfecto.

pokemon

El director de una película porno percibe por sus funciones entre 1.000 y 3.000 dólares al día (entre 890 y 2.680 euros por jornada). Teniendo en cuenta que los rodajes no suelen durar más de cuatro días (en raras ocasiones se alarga hasta los ocho), la suma con la que se junta el responsable de la obra tampoco da para proclamarse millonario. Los guionistas, por su parte, cobran muchísimo menos, entre 250 y 400 dólares por día de trabajo (entre 220 y 360 euros). Si tenemos en cuenta que estas películas no se basan exactamente en los sesudos diálogos trascendentales entre sus actores, lo cierto es que ese trabajo tampoco está mal pagado.

Por su parte, los cámaras son reconocidos como unos profesionales clave en el rodaje de una porno, y cuando no desempeña esta labor el propio director, cobran entre 500 y 700 dólares al día (o, lo que es lo mismo, entre cerca de 450 y 625 euros).

Con todo, los expertos no se ponen de acuerdo a la hora de calcular un salario anual medio para los artistas del porno. La balanza se mueve entre los más pesimistas, que estiman unos 40.000 dólares (unos 35. 000 euros) de media para los hombres, hasta aquellos que vaticinan que una estrella del porno (mujer, por supuesto) puede embolsarse al año picos de 200.000 dólares (cerca de 180.000 euros). Que sí, son cifras muy jugosas y muy superiores a lo que cobra un trabajador corriente y moliente pero, realmente, teniendo en cuenta el servicio prestado, la cantidad igual se queda corta.

De hecho, en comparación con lo que cobran las estrellas de Hollywood, estas cifras no son precisamente similares. Sin ir más lejos, los mejores pagados del cine yanqui superan (y muy de lejos) el salario del porno. Es el caso de la protagonista de ‘Los Juegos del Hambre’, Jennifer Lawrence, la actriz mejor pagada en el mundo según datos de 2015, con más de 45 millones de dólares en su cuenta corriente (más de 41 millones de euros). Entre los actores, el rey de las películas de acción, Dwayne Johnson, consiguió batir a todos sus colegas embolsándose 64 millones de dólares (cerca de 57 millones de euros).

Si alguno estaba pensando en meterse en el mundillo para forrarse, malas noticias. Al final, va a resultar que dedicarse al porno, enseñar las partes íntimas y demostrar las dotes en asuntos de alcoba no sale tan a cuenta como parecía.

—-

Con información de CNBC, TheRichest.com, Daily Dot y Hollywood Reporter.

¡Más sexo, picarones!

¿De lunes? El café y la música van mejor que el sexo para empezar la semana con buen pie

En caza y captura por lanzar un avión de papel hecho con revistas porno

20 anuncios de contactos para llorar de asco, pena y risa floja

Lo que pasa cuando una pareja real intenta practicar las posturas del Kamasutra