Cientos de miles de rusas recurren a ‘escuelas de señoritas’ para cazar marido a la desesperada

Hay gente que no puede vivir sola y por eso busca a la desesperada una esposa o un marido con quien vivir por el resto de sus días, o por lo menos hasta que se dé cuenta de que estaba mejor en soledad. Mientras que ese dramático momento llega, hay que buscar con quien compartir la vida (a no ser que hayas aceptado la soltería o el celibato como forma de vida). En Moscú se toman tan en serio este asunto que cuentan con una especie de colegios a los que muchas mujeres acuden para buscar un buen maromo con el que casarse. Y si tiene una cuenta corriente con muchos ceros, mejor que mejor.

En un país donde muchos ven como señoronas a las mujeres solteras que casi rozan la treintena, este tipo de escuelas son un negocio emprendedor para muchos rusos. En el Facebook ruso, VK, donde también se podía ver a mujeres comer un kebab, hay decenas de escuelas de femineidad con cientos de miles de seguidoras.

Una de las encargadas de dar las clases de seducción es Alesya Terekhova, que tiene un apartamento en la parte occidental de Moscú en el que recibe a las jóvenes. El propósito es uno e inequívoco: lograr casarse. En una de las salas convergen muy variados elementos que, por alguna razón, deben tener algo en común: el Molitvoslov (un libro de oraciones ortodoxo), novelas de Haruki Murakami, ‘Cincuenta sombras de Grey’… La profesora quema incienso ante imágenes de santos ortodoxos mientras da las pertinentes explicaciones a las alumnas.

Escuela de seducción

Su escuela, Woman Inside, garantiza la confidencialidad. En ella se pueden obtener consejos para cazar un adinerado marido o, si este ya se tiene, pudiente o no, para mantener la llama del amor. Al principio Terekhova tiene una conversación con la mujer sobre lo que le preocupa (la falta de marido, un matrimonio inestable…). Con esa información, prepara un programa individual, que incluye conversaciones telefónicas diarias, sesiones individuales o grupales y tareas para hacer.

Al final, consigue que las mujeres se encuentren con hombres ricos y poderosos porque, y esto va a escandalizar, el mensaje de Woman Inside es que las mujeres necesitan a los hombres para que cuiden de ellas. A través de los ejercicios y las charlas se busca que las mujeres eliminen cualquier miedo, etiqueta o preocupación que ronde su cabeza. Todo esto se sustituye por “paz interior”, según sus propias palabras. O lo que es lo mismo: por un chulazo con pasta.

Terekhova tenía una agencia de publicidad, pero ya antes muchos amigos y familiares acudían a ella para escuchar sus consejos respecto a los más variados problemas personales. Cuando vio el éxito que las escuelas de cortejo tenían en Moscú decidió cambiar de vida. “Podía ver dentro de la gente y sentir su dolor”, dice, “así que decidí crear esta isla de bondad para que las chicas fueran capaces de venir y aprender que la felicidad está a su alcance”.

Las alumnas están maravilladas con esta particular profesora: “Una gurú”, dice Oxana. “Abre mis alas y ahora me siento feliz, más fuerte y libre. Ahora sé lo que quiero en la vida”.

Hombre rico

En VK se pueden encontrar algunas extensiones de estas escuelas en grupos que atraen a miles de mujeres. En ellos se dan consejos tan extravagantes como: “Chicas, recordad para el resto de vuestra vida: un hombre inteligente y una mujer inteligente no son lo mismo. ¿Por qué? Un hombre inteligente tiene un montón de conocimiento y una mente extraordinaria. Una mujer nunca muestra su intelecto, especialmente en su familia. Precavidamente, ella intenta encontrar la solución correcta, la más suave, la menos dolorosa”.

En general, la idea es que las mujeres siempre parezcan atractivas para complacer a sus marido y que presten especial cuidado a su ropa: preferiblemente, deben escoger faldas y vestidos largos. Además, en estos grupos se recomienda que frecuenten salones de belleza para tener un rostro y cuerpo más bellos. Incluso en algunos cursos se dan indicaciones para tener unas mejores relaciones sexuales.

Las feministas se revuelan

Evidentemente, estas escuelas no sientan igual de bien a todos los rusos, pues denotan una sociedad anticuada y patriarcal en la que parece que la mujer no puede desarrollarse por sí misma. Hay grupos de feministas que han criticado cómo estas academias convierten a la mujeres en objetos sexuales. Bella Rapoport, una activista de San Petersburgo de 31 años que salió recientemente de una tormentosa relación, afirma que “las mujeres rusas se casan con hombres de los que normalmente no querrían ser amigas”. “Hacen todo esto por el matrimonio”, asegura.

Breaking Bad

El problema, según ella, es que las mujeres rusas son inculcadas desde pequeñas en la institución del matrimonio. Así, en la guardería, cuando las niñas no hacen bien una tarea se les dice que en el futuro sus maridos no aceptarían ese comportamiento. Muy ejemplar.

De momento, escuelas y grupos en redes sociales siguen existiendo. Unas mujeres creen que han de aprender las tácticas para conseguir un marido estilo tío Gilito y otras hacen lo posible para concienciar a las primeras de que no es necesario. Mientras tanto, aquí hay un filón para el emprendimiento que no se ve con buenos ojos. ¿Alguien se anima a montar su propia academia?

Con información de Fusion y The Moscow Times

Otras historias protagonizadas por mujeres que nos sorprenden un poco:

El sudor con olor a ajo atrae a las mujeres

La barba femenina está de moda: estas mujeres son la envidia de todos los lampiños

Mira quién NO habla: Las mujeres van de relleno en las pelis de Hollywood

Las cosas más absurdas que se han dicho sobre las mujeres a lo largo de la historia