Una cañería de cerveza directa a su grifo: este tipo es el primer afortunado del mundo

No se trata de que te guste más o menos su sabor, de que sepas apreciar cada matiz de su olor o de que, simplemente, sea la excusa perfecta para compartir momentos con los amigos. La cerveza es algo más. Para muchos, hace tiempo que dejó de ser una bebida para convertirse en un modo de vida. Hablamos, por ejemplo, de quienes se dedican a elaborar su propia variedad de forma artesanal. Personas que invierten tiempo y dinero para ofrecer a los amantes de la birra algo distinto. Y también hablamos de Andrey Eremeev, que ha hecho realidad su sueño: instalar un grifo de cerveza en casa.

El bueno de Andrey llevaba años trazando su plan. Sabía que antes o después, de una forma u otra, acabaría por conseguir el reto de tener en su cocina acceso ilimitado a ese brebaje que tanto le fascina. La oportunidad de oro surgió cuando, justo en el local que se encuentra debajo de su casa, abrieron una cervecería.

Tuvo que reunir el arrojo suficiente como plantear tan disparatada idea a los dueños de ese paraíso cervecero, pero finalmente se animó a hablar con ellos. Obviamente, ninguno de ellos pudo contener la risa cuando este mecánico de la ciudad rusa de Cheliábinsk les lanzó la propuesta. Su intención no era otra que instalar una tubería que fuera directa desde el local, donde instalarían un barril única y exclusivamente para él, hasta su cocina. Así, nada más acabar de fregar su jarra de cerveza podría volver a llenarla con su bebida favorita.

De la misma forma que no pudieron evitar mofarse de la ocurrencia de Andrey, los dueños de la cervecería tuvieron que decirle que sí a su descabellada iniciativa. Escribió una carta al director ejecutivo de la cadena para hacer efectiva la propuesta y recibió una respuesta positiva. Solo era necesario, eso sí, realizar la instalación de una tubería que conectase su casa con el local. A partir de ahí, los avances fueron más lentos de lo que Andrey hubiera querido.

Para seguir adelante con su propósito y hacer realidad su sueño de disfrutar de una caña bien tirada sin necesidad de ir al bar más cercano, este amante del zumo de cebada tuvo que hacerse con varios permisos para acometer las reformas necesarias y crear la canalización. Cuando inició los trámites se percató de que, hasta la fecha, nadie más en toda Rusia había tenido la genial idea de instalar un grifo de cerveza en casa. Por esto mismo, no existía una legislación ni unas normas establecidas al respecto.

Así, las autoridades rusas tuvieron que pronunciarse al respecto y elaborar un plan ‘ad hoc’ para hacer viable la construcción que Andrey Eremeev pretendía realizar. Y ya se sabe, con la burocracia de por medio, el proceso se retrasó más de lo que al afortunado protagonista de nuestra historia le hubiera gustado. Pero, finalmente, lo ha conseguido.

Por la pared del bloque han colocado una tubería de 10 metros de altura, a través de la cual la cerveza viaja desde la fábrica al domicilio del afortunado Andrey. “Conectamos el barril con mangueras flexibles que están en la pared”, explica un operario de la cervecería a la televisión local. “En el interior de la pared hemos establecido previamente una canalización con una tubería de acero inoxidable. También tiene un sistema de refrigeración especial. Y a través de este tubo, la cerveza llega al cliente”.

grifo_birra_2

“Estoy muy contento de haber podido cumplir mi sueño”, comentaba este osado amante del zumo de cebada, que no ha parado hasta cumplir su propósito. Este nuevo sistema representa, sin duda, un gran avance en cuanto a la distribución de la cerveza. Junto al birraducto festivalero o al birraducto futbolero, llega el birraducto de Andrey. Además, gracias a este nuevo sistema, tanto la cervecería como el autor de tan disparatada idea logran contribuir al bienestar del medioambiente. Como ya hubo quien planteó, si la cerveza viajara de un lugar a otro a través de canalizaciones los camiones cisterna que ahora la transportan se quedarían aparcados y no contaminarían.

Aunque esto, seguramente, a los amigos de Andrey les importe más bien poco: como aparece en el vídeo, se han incrementado las visitas a la casa de su colega. Ahora, en lugar de ir al bar a comentar los partidos de su equipo como cada fin de semana y a rememorar sus batallitas, se reúnen en la casa de Andrey para festejar la vida. Como ya decíamos al inicio, la cerveza se ha convertido en un estilo de vida.

———

Con información de OddityCentral y RedSocial56.

¡Camarero! ¡Birra pa’una boda!

Grandes avances en distribución de cerveza: llega el “birraducto”

Cuando los hospitales fabricaban cerveza para sus pacientes

¡La primera fuente pública de cerveza estará en Eslovenia!

Una red subterránea de tuberías de cerveza, el truco más surrealista (y genial) para reducir el tráfico