Se alquilan tíos buenos para tratar de consolar a las muchachas en los días de bajona

¿Mujer que necesita que un buen mozo le de consuelo? Esto te interesa. ¿Hombre atractivo que cree poder dar consuelo a las mujeres? Esta puede ser tu historia. Eso sí, solo unos pocos estarán a la altura. Una vez más, Japón nos sorprende con las insólitas propuestas de sus habitantes.

En Tokio, si una mujer se siente mal un día en el trabajo, estresada y hasta las narices de correos electrónicos y de todas esas tareas que parecen no terminar nunca, puede contratar a un chico de agradable aspecto y buena planta para que le dé aliento. Es lo que oferta una particular compañía llamada Ikemeso Danshi. Ya desde el nombre advierten de sus intenciones: en español, Ikemeso Danshi significa algo así como “Hombres guapos que se apenan”.

Ikemeso Danshi, que dice ofrecer “buena salud emocional”, manda a mocetones con el fin de consolar a las féminas que lo necesiten. Contratar sus servicios es muy simple: solo hay que llamar a sus oficinas y ellos mandan a uno de sus seis particulares terapeutas. El precio es de 7.900 yenes, unos 63 euros.

Una vez llegue el salvador a su destino, pueden pasar muchas cosas. Si la clienta ya está llorando, el mocetón se sentará a su lado, le limpiará las lágrimas con un pañuelo suave y le dará palabras de ánimo. En cambio, si todavía está en ese punto en el que el estrés le supera, pero aún no se has puesto a llorar, el machorro inducirá esas lágrimas. ¿Cómo? Pues nada más y nada menos que poniendo vídeos tristes. Y claro, una vez la mujer se haya desahogado, limpiará sus lágrimas. En cualquier caso, el terapeuta trabaja en la mismísima oficina, mientras el resto de trabajadores y los jefes están haciendo sus tareas.

Aunque el catálogo sea pequeño, la paciente podrá elegir entre varios tipos de hombre: el hermano pequeño, el intelectual, el chico malo o el macizorro madurito. No sabemos si estos últimos vendrán del Macho Cafe, la cafetería de Tokio que tiene a jóvenes sin camiseta para servir a las clientas e incluso se sientan con ellas por un pequeño precio para charlar. Estos terapeutas parecen más refinados.

Así, nos encontramos con profesionales del consuelo de todo tipo. Por una parte, está doble nipón de Gael García Bernal en versión macizorro:

macizorro

Las clientas también pueden escoger al ‘chico malo’ que, aunque sin aspecto de bruto, parece estar a punto de robarte la cartera o de llamar a sus amigos de la Yakuza:

chico malo

Como no todo van a ser musculitos ni chicos malos, también se puede escoger al prototipo de hermano pequeño recién salido del instituto, que está dispuesto a escuchar dolorosas historias antes que regodearse en sus aventuras de adolescente despreocupado:

adolescente

Para las que busquen algo más convencional, también se puede llamar al terapeuta o al intelectual, que consolarán sin muchas extravagancias:

terapeuta intelectual

Aunque nuestro preferido es, sin lugar a dudas, uno que viene pertrechado con un cepillo de dientes. ¿Un dentista dispuesto a cepillar las lágrimas?

dentista

Al parecer, todos ellos son especialistas en ‘llanto terapéutico’. Su objetivo es que salgan todas esas lágrimas que luego te hacen sentir mejor. Por ello, también pueden ser varias las compañeras que vean el vídeo triste al mismo tiempo; ellos creen que al estar varias personas juntas mejorará la comunicación, lo que llevará a una mejora moral general.

Contra la fuerza de trabajo “masculina, dominadora y adicta al trabajo”

Según Iroki Terai, el fundador de Ikemeso Danshi, las mujeres japonesas están sometidas a un estrés tan brutal en las oficinas de Tokio que suelen terminar llorando. “Estamos aquí para aportar una palabra amable y quitar las lágrimas”, resume.

Cuando el servicio fue lanzado, en septiembre de 2015, Terai negó que el servicio fuera sexista: “Cada vez más mujeres están intentando mantener el trabajo estos días, pero la fuerza de trabajo masculina, dominadora y adicta al trabajo se lo dificulta”. Por ello, “queremos que mujeres tan explotadas como estas lloren y se sientan mejor ”. Además, aseguró que en los días previos al lanzamiento ya había recibido muchas solicitudes.

chica llorando

Una vez más, uno de los países más maravillosos del mundo no defrauda. Tras los hoteles de peluches y los coleccionistas de tatuajes, ahora triunfan en el terreno de las lágrimas. Si además de esto han sido capaces de publicar un libro lleno de fotos de chicos llorando, ¿qué será lo próximo?

Con información de Time Out, Oddity Central, Rocket News 24 y The Independent

Hay vida insólita más allá de Japón:

Picha Loca, la galería de los horrores del mundo de la pizza

Arte vello: el pelo es su pintura y la espalda es su lienzo

¡La primera fuente pública de cerveza estará en Eslovenia!

Huéscar, el pueblo de Granada que declaró la guerra a Dinamarca y tardó 172 años en firmar la paz