Picha Loca, la galería de los horrores del mundo de la pizza

Ahora que Telepizza ha vuelto a soprendernos un San Valentín más con sus poco románticas y muy deformes pizzas, que intentaban imitar la forma de un corazón, es el momento de poner sobre la mesa las tropelías que se han cometido con este manjar de la gastronomía italiana. Son muchos los que piensan que es un plato sencillo de preparar, que cualquiera puede hacerlo y que no tiene enjundia, pero no es así. No hay más que ver las creaciones de Pizzería Picha Loca.

Aseguran haber traído hasta nuestro país “la receta originari di Napoli” (“la receta original de Nápoles”, para los que no controlen el italiano chapurreado) con el firme propósito de “hacer disfrutar tu paladar”. Eso sí, no han preparado ni un solo gramo de masa, ni han puesto tomate, ni champiñones, ni pimiento… Es más, ni siquiera han encendido un horno. Así es “Picha Loca, tu picha”, una galería de los horrores del mundo de ese suculento bocado italiano.

En esta cuenta de Twitter no aparece dirección alguna a la que ir a recoger nuestro pedido, ni tampoco un número de teléfono o una página web para encargar una Carbonara, una Quattro Formaggi o una Vegetariana. Nada de eso. Lo que ahí encontraremos será buena ración de desastres culinarios que han tenido lugar en la cocina mientras alguien intentaba hacer una pizza. En la Pizzería Picha Loca han querido aprovechar estas pifias para elaborar las nuevas y arriesgadas creaciones de su carta.

Todos conocemos de cerca algún desastre similar, como el caso de ese amigo que, después de regresar de fiesta a casa, entró en la cocina con hambre y decidió que era el momento idóneo de preparar una pizza clásica de atún y beicon. Craso error. A altas horas de la madrugada, con alguna copa de más en el cuerpo, el sueño le jugó una mala pasada y su cena/desayuno estuvo demasiado tiempo al fuego. Al final, como era de esperar, acabó abrasada. En Picha Loca no han querido desaprovechar la oportunidad y ofrecen a sus comensales la pizza Inferno. “Con un punto más crocanti pero igualmente deliciosa”, apuntan. No hay mal que por bien no venga.

Todo ello, por supuesto, sin perder la esencia de la gastronomía de Nápoles. Los cocineros de esta peculiar pizzería digital, que por sus nombres podríamos pensar que muy italianos no son, lograrán trasladarnos con sus creaciones al mismísimo sur de Italia. Además, sin necesidad de recurrir a grandes innovaciones en la cocina. Apostando por lo clásico. Si funciona, ¿para que cambiarlo?

Eso sí, cuando de arriesgar se trata, no tienen el más mínimo reparo en jugarse el tipo. Quizá inspirados en el atrevimiento de Alberto Sempere en Masterchef y su rompedor ‘León come gamba’, en Pizzería Picha Loca decidieron que había que ir un paso más lejos. Así (suponemos), surgió la idea de la pizza Vispring. Obviamente, no necesitaron de una patata cruda para simular la cabeza pues la figura de la pizza daba el pego.

Pero pusieron toda su imaginación al servicio de la cocina para añadir al plato algunos otros detalles sumamente llamativos, como las rodajas de salami para los ojos y los champiñones, que actuaban tanto de perilla como de orejas. Una obra de arte propia de unos artistas de los fogones.

Y ahí no acaba todo. Después del éxito de ‘La Salchipapa’ de Iván Lagarto, que devolvió el protagonismo que nunca debió perder este manjar propio de las ferias, en Picha Loca decidieron arriesgar y apostar por la fusión en su cocina. Fruto de esta innovación, surgió la pizza Pichalchipapa, con un ligero toque de patatas fritas.

No obstante, siempre acaban por refugiarse en los placeres con los que nos obsequia la sencillez. Basta con un poco de masa recién hecha (o no), un chorreón de tomate, un poco de queso (testimonial) y unas lonchas de jamón york, para apreciar con más detalle los matices de un plato tan sencillo como sofisticado. Y, por supuesto, con el sello inconfundible de “Picha Loca, tu picha”.

Lo que resulta difícil de entender es cómo, pese a que no existe teléfono ni dirección del restaurante, sí que tienen servicio a domicilio. Un servicio de calidad en el que, como no podía ser de otra forma, miman el producto para que llegue a las casas de sus clientes en las mejores condiciones y sin perder ni un ápice del cariño que ponen en la cocina.

Lo peor es que jamás podremos probar las exquisiteces de este restaurante: basta con hacer una búsqueda de “Pizzería Picha Loca”, para saber que nunca daremos con este misterioso lugar. Los resultados de Google, sin duda, os sorprenderán, pero no podréis degustar jamás los platos de esta pizzería que representa un nuevo concepto en el escenario gastronómico: mitad restaurante ficticio mitad museo de los horrores del mundo de la pizza. Una verdadera lástima.

————

Con información de Twitter, salpimentada con ingredientes de cosecha propia.

¡Una de chipirones, maestro!

Uno de cada tres vegetarianos admite comer carne a escondidas

Devorando los manjares caníbales del Dr. Lecter en banquetes de mal gusto

Poner las calorías en el menú de un restaurante no hace que comamos más sano

Un paseo por las nubes: las diez comidas más asquerosas que te van a servir en un avión