Mary Jane murió de cáncer por su exposición al semen radioactivo de Spiderman

Ahora que tan en boga está el hombre-araña, con todos sus detractores animados a cargar contra él con una inmensa batería de datos científicos que no podría rebatir el superhéroe de Marvel, es el momento de sacar más trapos sucios. Poco importa que pudiera o no trepar, solo con sus manos, las paredes de un edificio o caminar por el techo. Lo verdaderamente importante en toda la trama protagonizada por Peter Parker es cómo el personaje de Stan Lee y Steve Ditko (que no se enfade ninguno) iba sembrando el caos, no solo con sus telas de araña, sino también con su semen.

Ocurrió en ‘Spider-Man: Reign‘, una serie limitada de cuatro cómics escrita e ilustrada por Kaare Andrews que vio la luz entre diciembre de 2006 y marzo de 2007. En ella, la firma Marvel trasladaba el mundo de Spiderman a una distopía en la que Peter Parker es tan solo otro habitante más de una ciudad de Nueva York en la que ya no existen superhéroes ni villanos. No obstante, un niño que aparece en escena, una pintada en la pared dirigida al hombre araña con la que le preguntan “¿A dónde te fuiste?” y la insistencia de J. Jonah Jameson, su antiguo jefe en el Daily Bugle, le hacen reencontrarse con su destino.

Efectivamente, al ver algunos de sus antiguos trajes decide volver a enfundarse sus mallas para salir a combatir el crimen. El alcalde Waters, que era entonces quien tenía el control de Nueva York, decide crear un escuadrón de seis supervillanos que den caza a Spiderman. Así, rescata las versiones de Electro, Mysterio, El CazadorKraven, El Hombre de Arena y Scorpion.

A lo largo de toda la trama, Peter Parker tiene visiones con su amada Mary Jane Watson. Ella está presente en multitud de viñetas y es la gran protagonista de uno de los pasajes más dramáticos y esperpénticos de la historia de los cómics de Marvel. Por si no fuera suficiente con sobrevivir al ataque de hasta seis archienemigos dispuestos a acabar con Spiderman, de debajo de la tierra surgen los tentáculos robóticos del doctor Otto Octavius que estaban programados para darle motivos a Spiderman para volver a la acción.

spiderman_2

Es él precisamente quien le muestra a Peter Parker las tumbas de su tía May, su tío Ben y, por supuesto, el lugar donde yace el cuerpo de Mary Jane. Y es aquí, en este instante, donde se marca un antes y un después en el devenir de la trama de Spiderman. Porque, al mostrar el cuerpo de la que fuera su amada, el protagonista del cómic recuerda el motivo por el que murió. Efectivamente, no fue algo natural.

Algo en lo que nadie pensó jamás acerca del picotazo de aquella araña radioactiva que dio poderes a Peter es que, más allá de permitirle lanzar telarañas y escalar edificios, hubo más reacciones en su cuerpo. Las células radioactivas presentes en la sangre del protagonista hicieron que no solamente pudiera combatir el caos, sino que también se expusiera a un riesgo terrible al tener relaciones sexuales con su amada Mary Jane.

Cuando esto ocurría, el semen de Peter contaminaba el cuerpo de su compañera de aventuras. Así, en ‘Spider-Man: Reign‘, Parker rememora cómo perdió a su pareja y nos muestra esta realidad, tan lógica por una parte y esperpéntica por otra, que dibujó Kaare Andrews. Pero aún había más.

Por si no fuera suficiente el daño que inflingió al cuerpo de Mary Jane Watson con la carga radiactiva que portaba en su cuerpo, Peter Parker antepuso su obsesión por cumplir con su deber cuando ella agonizaba en su lecho de muerte y optó por dejarla sola para ir a combatir el mal mientras la vida de ella tocaba a su fin por culpa de su semen. De hecho, al regresar de la trifulca que hubo en la ciudad, su amada se marchó para siempre.

spiderman_3

Obviamente, para evitar ‘spoilers’ innecesarios, no contaremos lo que sucede en esta serie limitada de cómics de Kaare Andrews. Como solía ocurrir en cada trama, al caer en la cuenta del daño que había causado a sus seres queridos, Peter Parker se replanteaba deshacerse de Spiderman para regresar al poco tiempo, enfudarse la malla y evitar que los malvados hicieran lo que les viniera en gana.

En cualquier caso, el semen radiactivo de Spiderman no es la única sorpresa que aguarda en los cómics de este superhéroe de Marvel. La boda de su tía May con el doctor Octopus o el pacto entre el hombre-araña y el mismísimo Belcebú son algunas de las más destacadas genialidades que pasaron por la mente de los guionistas y dibujantes que dieron vida a este personaje de ficción. ¿Quién no quiso de pequeño escalar edificios y lanzar telarañas? Eso sí, a medida que pasa el tiempo y vamos conociéndolo, menos nos seduce la idea de que nos pique una araña radioactiva. Mejor quedarnos como estamos, caminando con los pies por el suelo.

—————

Con información de Marvel.Wikia, ElConfidencial, Spiderman.Wikia y ABC.

¡Sálvame, Peter! O mejor no…

Spiderman, Woody y el Monstruo de las Galletas siembran el caos en Times Square

El bufón que reinó quince días porque su monarca no leía lo que firmaba

Del Daredevil humano al Magneto octogenario: diez tipos de carne y hueso con superpoderes

Superhéroes o villanos: ¿quiénes causan más daños materiales?