La comida china sabe mejor con música de Taylor Swift

Un rollito de primavera o un buen plato de pollo al limón. En realidad, da igual. Si la comida es china, la música que suene de fondo puede llegar a ser determinante a la hora de que tus papilas gustativas saboreen aún más los manjares de la gastronomía asiática.

Lo desvela un estudio realizado por el profesor de psicología Charles Spence, de la prestigiosa Universidad de Oxford: aunque Taylor Swift no tenga ni idea de cómo se come con palillos, si escuchas su música mientras paladeas comida china, te sabrá mucho mejor.

El estudio se ha realizado con 700 voluntarios que debieron pedir comida a domicilio para después degustarla escuchando canciones de seis géneros musicales diferentes. Tras ello, tenían que puntuar el sabor de los platos.

Fue así como Spence descubrió que, además de la música de Swift, engullir arroz tres delicias es una experiencia mucho más placentera si se hace con las canciones de Ed Sheeran de fondo.

Si bien la mezcla de música moñas y comida china resulta, cuanto menos, peculiar, alguno de los maridajes descubiertos por Spence son hasta lógicos. Sin ir más lejos, para potenciar el sabor de la pasta, nada mejor que escuchar el ‘Nessun Dorma’ interpretado por Pavarotti (o cualquier otra pieza de música clásica).

pavarotti

Para los amantes de los sabores fuertes, la música que deberán oír tampoco será suave precisamente: según el estudio de Spence, música como la de Bruce Springsteen puede hacer que la comida india sepa aún más picante. Sin embargo, el jazz de Nina Simone o los temas interpretados por Frank Sinatra, poco efectivos con la comida picante, son ideales para acompañar al sushi.

Por su parte, los amantes del hip hop y del ‘R&B’ tienen que recibir malas noticias, musicalmente hablando: sus géneros favoritos no producen efecto alguno en lo que a la comida se refiere, según el estudio del profesor Spence.

¡Viva el vino!

Por sorprendentes que parezcan todas estas mezclas (empezando por la de Taylor Swift), no es la primera vez que se estudian los efectos de la combinación de música y lo que nos llevamos al estómago: investigaciones previas aseguran que el vino puede disfrutarse hasta un 15 % más si encaja con el hilo musical.

Así, el Cabernet Sauvignon casa bien con ‘Won’t Get Fooled Again’, de ‘The Who’, mientras que un Chardonnay debería ser acompañado por ‘Atomic’, de Blondie.

Sea Taylor Swift o un plato con más curri que pollo, en tu próxima comida ten muy en cuenta la banda sonora. Cierra los ojos y saborea los ingredientes que te llevas a la boca.

Con información de The Telegraph y BroBible.

Un poco de picante musical en tu vida:

– La historia se repite: vamos a mandar un pene a la Luna por segunda vez

– Este extraño sistema de Ford pudo reemplazar al volante en los 60

– Los diez personajes más estrafalarios de Barrio Sésamo en todo el mundo

– Del agua del grifo a la comida quemada: los diez museos más insólitos del planeta