Toneladas de oro acaban en las alcantarillas cada año

Aquellas historias de colonos que cruzaban Estados Unidos en busca de oro se podrían repetir en el siglo XXI. Y aunque esta vez podría tratarse de cruzadas posmodernistas para encontrar el preciado vómito de cachalote, lo cierto es que esta persecución tiene como protagonista el tesoro clásico: sigue habiendo oro, pero en las alcantarillas. Y precisamente porque los seres humanos no tenemos cuidado.

Según un estudio de Thames Water (una empresa dedicada al suministro y tratamiento de agua en Londres y otras grandes áreas de Reino Unido), cada año se van por los desagües de las casas británicas metales preciosos por valor de 13 millones de libras, más de 18,4 millones de euros.  Principalmente, oro: el nivel de concentración de oro que se encuentra en las aguas residuales es similar al que se encuentra en una mina.

A pesar de la abultada cantidad, los británicos no se dedican a ir tirando pepitas de oro por el lavabo, sino que se va acumulando poco a poco en los desagües. Cada vez que nos lavamos las manos con un anillo como el de matrimonio desprendemos pequeñas partículas que van para las alcantarillas. Lo mismo sucede cuando cepillamos nuestros dientes y tocamos un diente de oro. Por si esto fuera poco, en las aguas residuales también se puede encontrar platino de los catalizadores de los motores de los coches.

oro

Afortunadamente, a esos restos se le pueden dar salida. Hazel Prichard, el geólogo que ha investigado el asunto para Thames Water, explica que estas partículas se pueden obtener con menores costes para el medio ambiente: “La ventaja es que no necesita ser extraído o machacado. Los dos grandes costes en las explotaciones mineras son extraerlo y machacarlo. Es ‘friendly’ para el medio ambiente, es lo que importa”. Prichard investiga ahora cómo extraer ese oro de las aguas residuales.

De hecho, parece que en Japón ya han tomado la delantera y se encuentran trabajando en estos menesteres. Así, en Tokio hay una planta de tratamiento de aguas fecales que ya está extrayendo oro del lodo, con éxitos comparables a los de empresas mineras.

Por otra parte, en Nagano, en el centro del país nipón, el tratamiento de varias toneladas de residuos del alcantarillado de la ciudad dio a la empresa encargada 55.555 dólares (unos 52.440 euros al cambio actual). En concreto, vendieron la ceniza con la que limpian las aguas residuales a una refinería de oro y obtuvieron tan rico resultado. Creen que su posible origen se puede deber a las fábricas de chapas de la ciudad y a la propia geología del lugar.

trabajadores en una alcantarilla

Por si fuera poco, este no es el primer caso en el que se plantea cómo sacarle partido a las aguas residuales, ya que existen estudios previos que afirman que es posible obtener pingües beneficios de los metales que podamos extraer de las alcantarillas. El Servicio Geológico de Estados Unidos ha analizado residuos de pueblos de las Montañas Rocosas y algunas grandes ciudades y ha encontrado ciertas cantidades de platino, plata y oro e incluso paladio o vanadio, que se usan para fabricar dispositivos electrónicos.

Al igual que los investigadores británicos, Kathleen Smith, responsable del equipo de investigación estadounidense, también afirmó que el oro encontrado “estaba al nivel de un depósito mineral mínimo” equivalente al de la veta de una roca. O sea, que ahí había negocio. Y más ecológico, claro.

Buscando oro en las alcantarillas

Por España también ha habido alguna que otra incursión por las alcantarillas en busca de oro y otros metales jugosos. Allá por 1987, ‘el madrileño Fermín Izquierdo descendía cada noche en busca de dientes de oro y otros objetos metálicos. “¿Que por qué me dedico a esto? Mira, yo he pasado por muchos oficios, pero en ninguno me encontraba a gusto, ¿vale? En este trabajo voy a mi aire; donde mejor estoy es allá abajo. Es muy sacrificado, pero con un poco de suerte sacas algo”, decía entonces el bueno de Fermín.

Lo que está claro es que en nuestras alcantarillas hay mucho material con sustancia y que habría que explotarlo. Hay algunos emprendedores que ya se han puesto manos a la obra. ¿Se pondrán de moda las joyas hechas con material extraído de los sumideros?

Con información de The Telegraph, Next, Heraldo de Aragón y El País

Más historias rocambolescas:

Las composiciones de inodoros más rocambolescas del mundo

Millonario indio se fabrica una camisa de 3 kilos de oro por 200.000 euros

Fraga, Losantos y otros trols que despuntaron cuando no existía Forocoches

Tú también puedes cagar oro: Cinco píldoras “milagro” para usos inauditos