Diez posturas de yoga para hacer de vientre como un mirlo

El yoga desatasca. Nada de asuntos mentales propios de la meditación, sino literalmente: esta disciplina física y mental puede ayudarte a acabar con ciertos problemas de estreñimiento. Si ir al baño se convierte en toda una tortura para ti y tu cuerpo ya no aguanta más fibra, la solución puede estar en esas divertidas y complejas posturas del yoga, tal y como exponen en ‘Toilet Yoga’, un volumen lleno de dibujitos y un poquito de guasa que explica qué posturas adoptar sobre el trono para hacer mejor de vientre. Estas son algunas de esas con las que debes experimentar la próxima vez que pases algún aprieto sobre el inodoro: brazos

Brazos atrás y espalda hacia delante

En el fondo, estos ejercicios te recordarán a los entrenamientos que haces en tu gimnasio con el entrenador mazado poligonero. Por ejemplo, este. Echa los brazos hacia atrás y, manteniendo la espalda recta, aprieta para que salga el perrito de la pradera. Si te das cuenta, el ano estará más relajado para poder evacuar. ¡Que vaya bien!

brazos

Brazos sobre la cabeza

En este caso, evacuar es tan sencillo como desperezarse sobre la taza del váter. Estiramos los brazos hacia arriba y hacemos fuerza en el estómago para decir adiós con el corazón al material sobrante. Recuerda mantener la espalda recta y los pies sobre el suelo.

pies alzados

Levantando los pies del suelo

Solo apto para ‘yoguis’ profesionales y al borde de un ataque de nervios por no poder soltar excrementos de ninguna de las maneras. Haz que el culete baje más alzando las piernas hasta que las rodillas toquen el pecho. La sensación es como de balanceo. La gravedad hará el resto del trabajo y hará que todo fluya mejor, esperemos.

pierna alzada

Levantando las piernas a los lados

Una variación del anterior con la que algunos también pueden terminar con los dientes en el suelo. En este caso, no te lleves las piernas al pecho, sino a los lados de la taza y a hacer fuerza como si no hubiera un mañana. Mientras tanto, recuerda que estás meditando y pensando en tus cosas, así que intenta relajarte, que seguro que todo sale mejor.

un-pie

Apoyando un pie

Si pierdes el equilibrio, quizá debas apoyar uno de los pies y alzar el otro, agarrándolo con la mano. Como si fueras una gallina con una pata levantada, exactamente. Agáchate, manteniendo recta la espalda, y espera a que la Naturaleza deje hacer su trabajo.

L

Con el cuerpo en forma de L

Ojo, de nuevo, esta postura es para usuarios avanzados, pues deberás mantener las dos piernas rectas y en el aire. No vale hacer fuerza con las manos apoyadas en el váter: también tienen que estar suspendidas en el aire. No te quejes: con la de gérmenes que puede haber por ahí, casi que mejor no tocar mucho.

doblar-piernas

Cruzando las piernas

Este parece más propio de la sala de espera de un dentista, pero parece que hace efecto sobre el estómago y ayuda a desalojar los intestinos. Cruza las piernas y acércalas a tu pecho. Ponte a pensar en tus cosas y a meditar, que el cuerpo hará lo suyo.

viento

El alivio del viento

Supuestamente, esta postura también te ayudará a mover tus intestinos y aliviar tus gases. Como ves en la imagen, túmbate y llévate una pierna al pecho durante unos segundos. Después, hazlo con la otra. Si notas que algo se mueve en tu interior, acude corriendo al baño, no vaya a ser que algo salga disparado de tu cuerpo.

niño

El niño

Esta otra postura, como muchas de las anteriores, presiona sobre tu estómago para facilitar la digestión y ayudar a liberar el gas y que el estreñimiento sea cosa del pasado. Siéntate sobre tus piernas y deja caer el cuerpo sobre ellas, como ves en la imagen. Aguanta durante unos 30 segundos e incorpórate lentamente. Ir al baño comenzará a ser glorioso.

yoga

Acudiendo a los clásicos

Y esta no podía faltar. La típica postura de yoga de toda la vida también tiene representación. Ya sabes, tan simple como cruzar las piernas. Si tienes espacio para hacerlo con comodidad, avísanos, que queremos verlo. Aquí, la cosa es concentrarse y meditar mucho. Se supone que, como en otros casos, el cuerpo hará su trabajo.

Con información de Toilet Yoga Movement y eHow

Más recomendaciones para el día a día:

La nueva moda masculina: fotografiarse los huevos en lugares bonitos

Los abuelos extorsionan a sus hijos para que sus nietos lleven nombres familiares

Así atraían a los clientes analfabetos a los burdeles de la Barcelona medieval

Momentos estelares del humor católico