La guerra de las galaxias carbonatadas: cuando Coca-Cola y Pepsi llevaron su contienda al espacio

Coca-Cola y Pepsi son como Tom y Jerry, o como el coyote y el correcaminos: enemigos eternos. Las dos famosas bebidas carbonatadas y con cafeína han sobrevivido a las décadas y a todo tipo de patrocinios deportivos. Su lucha, no siempre silenciosa, ha estado presente en las cuatro esquinas del mundo. Inclusomás allá. En concreto, en el espacio.

Este año se cumplen este tres décadas de una de las pugnas más curiosas del mundo, solo comparable a aquella guerra que duró 335 años. Por aquel 1985, la NASA planeaba un viaje de una nave Challenger en la que habría un invitado especial: Coca-Cola. La chispa de la vida acompañaría a los astronautas de la misma manera que acompaña a los atletas en una maratón.

En concreto, Coca-Cola había creado una nueva lata para su refresco, supuestamente diseñada para situaciones de gravedad cero. Hasta entonces, no existía ningún recipiente que pudiera dispensarla (como un sifón) en esas condiciones galácticas. Había interés por saber cómo se desarrollaría para solucionar el problema espacial.

Coca-Cola y su lata espacial

Sin embargo, cuando Pepsi se enteró no se quedó de brazos cruzados y se lió parda. La empresa de la etiqueta azul comenzó a trabajar también en una lata especial que permitiera tomar la bebida más allá de la atmósfera terrestre. Había que evitar que se abriera y se desparramara por la nave, como le sucediera a las patatas onduladas de Homer Simpson. Cuando la tuvieron, lucharon para estar en el mismo proyecto.

La lata de Coca-Cola costó 250.000 dólares (más de 227.000 euros al cambio actual). Tenía una boquilla especial y un dispensador para poder chupar. A Pepsi le salió más caro el invento: en concreto, 14 millones, más de 12 millones de euros al cambio actual, para una lata también con dispensador.

Tras semanas de lo que parecieron arduas negociaciones, se introdujeron cuatro latas de cada marca en el Challenger. Pasaron algunas pruebas de resistencia e incluso fueron aisladas para mantener la temperatura (en las naves no hay neveras). Y ojo porque, si los envases funcionaban, la NASA se había asegurado el derecho para usarlos en el futuro, rellenándolos de la bebida que ellos quisieran.

Pepsi y su lata espacial

Desgraciadamente, ninguno de los productos resultó satisfactorio, precisamente porque no estaba refrigerados correctamente,  y la cosa quedó parada. Los astronautas se tuvieron que conformar con aquella comida deshidratada que todavía hoy se sigue utilizando.

La pugna continuó

Lo mejor es que, una década después, Coca-Cola y Pepsi siguieron dando guerra en galaxias algo lejanas. Esta vez, en naves espaciales de países rivales: Estados Unidos de nuevo y Rusia.

Pepsi pagaba a las autoridades rusas para mantener la ruinosa y decrépita Mir, que por 1996 mostraba signos de debilidad. A cambio, los astronautas tenían que grabarse con una lata hinchable gigante, para un anuncio en la Tierra. Gracias a espectáculos tan pintorescos, la estación espacial rusa podía seguir en activo. Sin embargo, parece que la publicidad nunca se emitió, ya que la empresa cambió el ‘packaging’ de la lata poco después de la grabación.

Mientras tanto, en las naves estadounidenses triunfaba la Coca-Cola. La compañía mandó de nuevo un dispensador en el Endeavour, para comprobar si ya se podían tomar sus burbujitas en el espacio. Sin embargo, sin gravedad, parece que el gas carbónico y el líquido no hicieron buena combinación y los sucesores de Armstrong y compañía se quedaron con las ganas.

Mirando al cielo, uno ya no puede pensar solo en las estrellas, la posibilidad de colonizar Marte o en el bello paisaje que debe verse desde allí arriba: también hay que tener en cuenta que, en pleno espacio, las dos marcas de refrescos carbonatados más famosas del mundo han peleado históricamente (y, probablemente, sigan haciéndolo) por el monopolio extraterrestre. Chispeante.

Con información de mental_floss, Orlando Sentinel, El País y Top Tenz

El mundo está lleno de historias apasionantes:

La apasionante aventura de buscar a hombres que se llamen Pene

Construyen un Darth Vader a tamaño real a base de dildos

Detienen a Chewbacca en Ucrania por conducir sin carné cuando llevaba a Darth Vader

Diez deportistas que hicieron el ridículo por cantar victoria demasiado pronto