Etimología del miembro viril: los penes a lo largo y ancho del planeta

Tiene nombres mil, como se encargó de explicarnos Leonardo Dantés en una canción. Cada país lo llama de forma diferente. Nos referimos al pene, cuyas variadas formas de denominarlo permiten establecer un curioso atlas lingüístico a lo largo y ancho del mundo.

Las utilizadas en España ya las conocemos: pene, pito, pilila, polla, rabo… De vez en cuando nos da por hacernos vegetarianos y, debido a su forma cuando está contentos, lo comparamos con un nabo. Por supuesto, en la piel de toro hay más lenguas y estas denominan el falo de formas muy diferentes. Así, mientras que catalanes y baleares también optan por la palabra “polla”, los gallegos son más de “pirola”,  que hace referencia a una cosa larga y dura.

Bita

¿Y si nos damos un garbeo por el resto de Europa? En ese particular Interraíl, nos encontramos con que cada país hace referencia a un objeto diferente para referirse al pene, todos ellos con una sorprendente metáfora. Así, en Francia, el pene se llama “bite” o “bitte”; en francés, esa palabra hace referencia a la bita, uno de esos pequeños pero gordos (ejem) trozos de hierro a los que se amarran los barcos cuando llegan a puerto. Entendemos la metáfora.

También es habitual que otros países jueguen con la misma metáfora que los españoles, la de un animal (la polla) sobre unos huevos (los testículos). Así, los británicos tienen un “cock” o gallo, el mismo animal del que se sirven los noruegos y finlandeses para hablar de su “kuk”. La gallina es el animal utilizado por los rumanos (“pula”), mientras que checos y eslovacos se acuerdan de los pollitos cuando llaman a su pene “curak”.

Mientras tanto, en Polonia asemejan el coito con una perforación (muy sutiles ellos) y al pene lo llaman “chuj”, que significa “aguja”, una palabra que también usan en Ucrania y Rusia, donde el pene es llamado “khui”. Hay muchos que prefieren estas agujas a las de los hospitales, claro está.

Pene

No hay que olvidar que el pene es útil como pocas partes del cuerpo. Toda una herramienta que sirve para miccionar, para tener hijos o para tener relaciones sexuales. Así, en los Países Bajos o en Holanda lo llaman “lul”, una palabra para designar a una herramienta cualquiera. Y ya en la frontera entre Asia y Europa, en Turquía, van más allá al denominarlo “yarak”. ¿Su significado? Arma. Y qué arma.

¿Y en Hispanoamérica?

No obstante, no hay que perderse en otros idiomas para encontrar nombres dispares del miembro viril. Sin ir más lejos, el español de allende los mares nos regala términos maravillosos. Los uruguayos, como buenos consumidores de parrilladas, lo llaman “chorizo” o “salchichón” (no hace falta explicar nada más). Los chilenos, sin embargo, son más poéticos y deciden tirar de insinuaciones al llamarlo “la que cuelga” o “cíclope llorón”. Lo mismo sucede en Argentina, donde llaman la pene “la sin hueso”, “el tuerto” o, simple y llanamente, “el que te gusta”.

Si completamos el atlas viajando lejos de Europa y más allá de los países de habla hispana, el diccionario se hace enorme. En Sudáfrica, donde se habla afrikaans, puedes escuchar la palabra “masapiel”, que significa “pene de mamá”, o “jou pa se perd”, que significa “el pene de tu padre”. Mejor no saber el porqué de esa referencia a los progenitores. En las islas Mauricio, donde se habla criollo (una variación del francés), lo llaman “la guel coq”, algo así como “la jeta del gallo”. Esto igual parece un poco más obvio.

Gallo

Y terminamos nuestro particular pasando por Brasil, no sin antes dar un consejo: si te llamas Pau (Pablo y Paz en catalán), no te indignes si en un aeropuerto brasileño alguien se ríe al ver tu pasaporte. Esta palabra, en portugués, significa “palo” y también se utiliza para nombrar al pene. Eso sí, no te dejes llevar por la ambigüedad del término y, si alguna vez escuchas de boca de un brasileño que alguien es “cara de pau”, no pienses que está diciendo que su cara parece un falo; está diciendo que es un caradura. Menos mal.

Con información de The Land of Maps, Buzzfeed y YouSwear

Más historias de penes y de lo que no son penes:

– La apasionante historia de buscar a hombres que se llamen Pene

Acude a una fiesta y aparece con un pene tatuado en la espalda

Veinte logotipos con evidentes connotaciones sexuales

¿Por qué apestan los lunes? Cinco razones avaladas por la ciencia