Diez cosas que el cine, la literatura y la televisión nos han contado sobre Dios, ese gran desconocido

¡ATENCIÓN! Este artículo puede contener ‘spoilers’

Dios es todopoderoso y está en todas partes. Esa es más o menos la versión oficial que no has llegado desde la Biblia. Eso sí, el cine, la televisión o la literatura se han encargado de destapar los secretos del mandamás supremo como si de un programa de cotilleos se tratase, contándonos lo que no aparece en ese libro de la editorial San Pablo que tenemos cogiendo polvo en la estantería de casa. Hoy te traemos diez de esos secretillos divinos:

Dios en 'Los Simpson'

Está muy gordo

‘Los Simpson’ nos han presentado a un Dios que, aparte de tener una gran estatura y una larga barba, sufre un ligero sobrepeso. Parece que los guionistas no tenían ninguna intención de presentar a un hercúleo mazado de gimnasio o a una sílfide y optaron por un hombre más común de lo que cabría esperar.

Es un poco malvado

Manda desastres naturales como el volcán en erupción sobre un hospital infantil en ‘El diablo a las cuatro’ o un tornado arrasador en ‘Twister’. No, en serio: ¿son necesarios? ¿Por qué no vivir en armonía con la naturaleza y paciendo, como las vacas, tranquilamente en el mundo?

Es algo machista

En ‘Como Dios’, Jim Carrey recibe los poderes de Dios (interpretado por Morgan Freeman). ¿Los dedica para hacer el bien? Más o menos: en el vídeo superior, concretamente en el minuto 00:15, se puede ver cómo levanta las faldas a una mujer. ¿Perdona? ¿Dios puede dedicarse a esas cosas? No aprobamos ese comportamiento.

Es un vago que se retira a descansar a Brasil

La película ‘Dios es brasileño’ nos cuenta cómo el Todopoderoso se traslada al país sudamericano para descansar, hastiado de la humanidad y de los errores que él mismo ha cometido. No deja de sorprender que quiera dejarnos así de desatendidos y retirarse en el país de la samba (aunque hay que decir en su defensa que intentará encontrar un sustituto brasileño), por muy apetecibles que sean las playas brasileñas.

Quiere que llegue el Juicio Final

En la novela ‘Jesús me quiere’, de David Safier (el autor de ‘Maldito karma’), Jesucristo baja a la Tierra para desencadenar el Juicio Final. Con lo que no contaba es con que se iba a enamorar de una chica y con que su padre iba a aparecer cada dos por tres para recordarle su misión e intentar centrarlo. ¿Pero no ves que tu chiquitín se ha enamorado? ¡Déjalo que disfrute en la Tierra y olvídate de juicios, que son muy malos!

Se cabrea por todo

En ‘Los caballeros de la tabla cuadrada y sus locos seguidores’, su animada aparición, aparte de para que los caballeros busquen el Santo Grial, sirve para descubrir a un Dios cabreado al que no se le puede interrumpir y que parece molesto por todo. Un ansiolítico, caballero.

Lee revistas porno

De esa guisa nos lo presentaron en un episodio de ‘Padre de familia’ en el que les pedía a Adán y Eva que no se sentaran bajo el manzano. No nos imaginábamos esta actitud en Dios (seguramente los seminaristas que nos están leyendo tampoco), pero desde luego lo hace más humano.

Se equivoca, cuando nos habían dicho que era infalible

En ‘Dogma’, dos ángeles desterrados quieren regresar al Cielo, no sin antes mostrarse ante los humanos como una evidencia de que Dios no es infalible, porque él confió en ellos y terminó desterrándolos. No pasa nada, todos somos humanos (guiño guiño codazo codazo) y nos equivocamos, pero los más beatos se pueden escandalizar por esto.

Hace sentir mal a sus familiares

Eso es lo que hace Dios (Fernando Fernán Gómez) en ‘Así en el cielo en la tierra’, cuando manda a un segundo hijo a la Tierra para salvar a los hombres. Eso le sienta bastante mal a Jesucristo (Jesús Bonilla), que tiene sentimientos de culpa por su, al parecer, pésimo papel en la Tierra, y que cree que habría que reescribir la historia. El muy puñetero de Dios se dedica a malmeter entre ellos. ¿Acaso le gustan los dramas familiares de las telenovelas?

Es un pasota

Y terminamos recordando el efecto 2000. En el episodio ‘¿Es usted Dios?’ de ‘South Park’, el miedo entre los vecinos de la ciudad hace que Jesús le pida a su padre que se dé un garbeo por las calles, para que recuperen la fe ante tan temida llegada. Pero él dice que no va a ir, aunque finalmente aparece. Dios, ¿qué te costaba decirle de primeras a tu hijo que sí? ¿Por qué todo este lío? Con tu actitud no vas a hacer amigos.

Historias de Dios y otros asuntos:

A Dios rogando y con el mazo dando: se marcha sin pagar un tatuaje con el rostro de Jesucristo

¿Qué pasa si usas ‘apps’ para envejecer en algo que no es tu cara?

Francisco Franco y la monja ubicua: un paseo tenebroso por el franquismo esotérico

Un ‘drinking game’ de la antigua Grecia: ¿te animas a jugar?