Este gato demócrata quiere ser presidente de los Estados Unidos

La precampaña ya ha arrancado en Estados Unidos. Los candidatos comienzan a pelear entre sí y a buscar dinero para engrasar la maquinaria publicitaria y financiar sus viajes. Sin embargo, hay algunos que están con la cabeza en otro sitio y solo están preocupados por tener un palo en el que afilar sus uñas.

Hablamos de un gato. Se llama Limberbutt McCubbins y ya ha presentado su candidatura a las elecciones presidenciales que tendrán lugar en 2016. Para ello, ha tenido que hacer lo mismo que todo hijo de vecino yanqui que desee mudarse a la Casa Blanca: rellenar un formulario que está disponible en la web de la Comisión Federal de Elecciones.

Gracias a ello sabemos que se presenta por el Partido Demócrata, el mismo de Barack Obama, Bill Clinton y su esposa Hillary. Detrás de él se encuentra un comité con sede en Kentucky que peleará porque sea el felino quien ocupe el Despacho Oval después de las próximas elecciones. De momento no recibe donativos, tal y como ha explicado Isaac Weiss, quien, con tan solo 17 años, es uno de los gestores de su campaña. “Si más tarde decidimos aceptarlos, probablemente serán trasladados a la Humane Society [una protectora de Estados Unidos] u otra organización de animales”, puntualiza.

Si bien es cierto que el gato no quiere donaciones, también hay que decir que ya es posible comprar en internet una taza o una camiseta para mostrar nuestro apoyo al minino. El ‘merchandising’ es de lo más profesional: la prenda de vestir tiene varias opciones de color y permite añadir mensajes, así que puedes personalizarla a tu gusto.

Gato presidente de Estados Unidos

Weiss explica que la campaña empezó como una broma, pero que al final les ha permitido a él y a sus amigos aprender sobre el proceso electoral estadounidense, que parece ser más sencillo de lo que creían. En apenas 20 minutos rellenaron la solicitud y, de acuerdo a su relato, nadie comprobó siquiera si el gato era un ciudadano de Estados Unidos, uno de los requisitos para llegar a la Casa Blanca. Eso sí, tiempo más tarde recibieron una carta en casa que pedía esa información, según contó el propio animal en su página de Facebook.

Como todo buen político, Limberbutt también tiene detrás una historia con la que intentar conmover al personal. En este caso, este tierno gatito de cinco años castrado fue rescatado de la calle. Todo un drama. Para demostrar que es tan campechano como cualquier estadounidense de a pie, entre sus intereses se encuentran “dormir, jugar con su rascador y romper papel”, especialmente si tiene que ver con la dichosa burocracia, explicó la dueña del gato, Emilee McCubbins, que coordina junto a Isaac la campaña.

No es la primera vez que un animal se presenta a una campaña electoral en Estados Unidos. Sin ir más lejos, recientemente se supo que un perro se había inscrito para competir por la alcaldía de una ciudad del estado de Nueva York. Además, no será el primer gato adorado en Washington, ya que la familia Clinton hizo famoso a su gato Socks durante su turbulenta estancia en la Casa Blanca.

¿Cuáles son sus proyectos?

En su página de Facebook, Limberbutt ha desgranado algunas de sus propuestas electorales. Así, ha prometido que, si es elegido presidente, creará “millones de puestos de trabajo” en el sector pirotécnico “para incordiar a los perros que están arruinando nuestra economía”. Aprovechando la aprobación del matrimonio homosexual en el país, dijo que continuaría luchando por “la legalización del matrimonio gay gatuno”, sin olvidar reglamentar la hierba gatera, que tanto gusta a los de su especie. Además, ha mostrado su oposición a invadir Irak porque el clima no es favorable para un gato doméstico.

El paquete de medidas se completa con el firme compromiso de proteger el medio ambiente y la promesa de una reforma electoral: después de ver lo fácil que fue inscribir al gato, su dueña cree que el proceso para registrar candidatos debería ser un poco más serio.

La campaña de Limberbutt ha arrancado con toda la potencia posible y el gato competirá con quien haga falta para conquistar los corazones del votante americano: “Es ‘miau’ momento. ¡Ten cuidado, Hillary!”. Otra cosa es que la Comisión Electoral le deje ir más allá con todo esto cuando compruebe que es un gato muy tierno y adorable, pero solo un gato, al fin y al cabo.

Con información de The Huffington Post, Wikipedia y WFPL News

Animales y políticos que un día fueron famosos:

Marchando una galería de políticos verdes (y no hablamos de ecologistas)

Monos, pollos, delfines y otros animales que defendieron la bandera de EEUU en la bandera de Irak

Cuando los malos hábitos alimenticios también se extienden entre los animales

Propaganda política en el universo Star Wars: carteles del imperio y la alianza rebelde