Los individuos que quieren ralentizar el avance del tiempo

¿Cuántas veces hemos dicho “ojalá que el día tuviera más horas”? ¿O “qué rápido se me ha pasado el tiempo”? El reloj corre a una cierta velocidad, y en ocasiones nos gustaría que fuera aún más lento. Como tunearlo no bastaría, hay quienes están trabajando para intentar que el tiempo detenga su camino, como dirían Los Panchos. Bienvenidos a la Sociedad para la Desaceleración del Tiempo.

La Society for Deceleration of Time fue fundada en 1990 por el profesor universitario y filósofo austriaco Peter Heintel. En aquel entonces, había un grupo de personas que estaban en contacto entre sí y mantenían discusiones sobre lo acelerado que vivíamos debido al marco productivo y económico y al ritmo de vida que estos imponían. O sea, que íbamos como una moto trucada. Y eso no era bueno. Fue entonces cuando decidieron unirse y trabajar juntos; 25 años después, son más de 600 miembros en toda Europa.

La Sociedad tiene una ‘Constitución’ donde podemos leer: “Cada miembro deberá desacelerar el tiempo allá donde él o ella actúe y cuando él o ella piense que tiene sentido. […] Debe invitar a otros a detenerse y pensar”. Así, su principal propósito es “señalar los efectos que una vida acelerada y la economía podrían tener o ya tuvieron” sobre las personas, nos explica Robert Lauritsch, que trabaja como gestor administrativo en la Sociedad.

Reloj

Las actividades, que organizan los propios miembros en todos sus países, van enfocadas a concienciar sobre ello: organización de debates públicos, intervenciones en otros… Dos o tres veces al año publican una revista llamada ‘Zeitpresse’ (algo así como ‘Prensa del tiempo’ en español), con artículos monográficos. En un mundo frenético (que se lo digan a los que están negociando parlamentos y ayuntamientos estos días), quieren hacernos parar, a ir más lento y a reflexionar sobre el estilo de vida que llevamos.

Y, aunque están conectados a través de internet, de vez en cuando se reúnen para defender juntos esas ideas: del 24 al 27 de septiembre será el momento de volver a verse las caras, concretamente en la ciudad austriaca de Wagrain. El tema de las jornadas será “la pérdida de la libertad”, explica Robert.

La mayoría de las personas que conforman la Sociedad pertenecen a países de habla alemana (Alemania, Suiza y Austria), haciendo gala de un sentido del tiempo que desluce por otros sitios. No tienen oficinas nacionales, pero sí representantes en cada país. En España, una de ellas es Xus García, que vive en Palma de Mallorca. En el marco de la Sociedad, a la que pertenece desde hace un año, Xus enseñará, mediante charlas, a gestionar mejor el tiempo: ¿eres como el conejo de Alicia? Xus te puede enseñar las claves de una vida (más) relajada.

USA, New Jersey, Jersey City, Young woman working in office. Image shot 2011. Exact date unknown.

Y en el año que cumplen sus bodas de plata, ¿la Sociedad ha conseguido su objetivo? Robert reconoce que aún no: “Este es un objetivo que no será alcanzado mientras la aceleración en todas las áreas de la vida, sea la educación, la política, la economía o incluso el ocio, perdure”, insiste. “Pero esto aún está lejos, así que continuamos siendo activos e informativos para fortalecer el conocimiento público sobre este fenómeno y para hacer que la gente se pregunte si es bueno o no cómo decidimos diseñar nuestra convivencia”.

Así que ya sabéis, si queréis aprender a vivir de una forma más lenta y que el tiempo se os haga una eternidad, solo tenéis que entrar en contacto con ellos. Vuestra vida os lo agradecerá. Y si creéis que un amigo lo necesita, podéis regalarle la posibilidad de ser miembro del club. Seguro que le emociona más que un par de calcetines.

Con información de la Society for Deceleration of Time

Entretenimiento para gente con mucho tiempo libre:

Los chistes que lo petaban en tiempos de Jesucristo

Diez famosas canciones que no significan lo que crees

Diez cápsulas del tiempo por las que merece la pena esperar unos siglos

Esto es lo que pasa cuando intentas publicar un ‘paper’ serio sobre viajes en el tiempo