La apasionante aventura de buscar a hombres que se llamen Pene

El ser humano es inexplicable. Solo eso puede llevarlo a las mayores aventuras en busca de la paz consigo mismo… o de personas que se llaman Pene. En Estados Unidos, algunos aburridos han echado mano de registros y webs con el fin de encontrar a hombres llamados ‘Penis’, que es como se conoce en aquellas tierras al miembro cantado por Leonardo Dantés. Una gesta con pequeñas victorias y derrotas, solo comparable a la de Marco en busca de su madre.

Ryan Jacobs es un periodista que estaba elaborando un reportaje sobre nombres inusuales cuando se encontró con una historia que también tenía potencial: según la web BabyCenter.com, dedicada al glorioso mundo de la paternidad, en 2012 hubo 7 bebés a los que pusieron el nombre de Penis en Norteamérica.

El hecho le resultó lo suficientemente curioso como para seguir investigando, y se puso manos a la obra. Dos años antes, y siempre según los datos de BabyCenter, 23 Penis tomaban sus primeras papillas. La historia alimentaba la curiosidad de cualquiera: ¿qué clase de padres le ponían a sus hijos el nombre del miembro viril?

Ryan cotejó los datos de este portal con la información de la administración de la Seguridad Social de Estados Unidos. Allí, desde luego, no estaba entre los nombres más populares. O alguien había mentido o algo estaba fallando.

censo

Lo mejor para salir de dudas era preguntarle a la propia Administración. Ryan recibió un e-mail del departamento de prensa que lo dejó aún más desconcertado: la lista de nombres que se hace pública no incluye aquellos que tienen menos de cinco personas por motivos de seguridad. Por lo tanto, podía haber entre 0 y 5 falos andantes por ‘God Save America’. Era casi imposible tener la certeza.

Indios con pene

Con el fin de seguir con su apasionante búsqueda, Ryan consultó al profesor de Psicología y experto en nombres Cleveland Evans. El señor Evans no conocía a ningún Penis de los siglos XX o XXI pero alegró a su camarada al confirmarle que sí, que en Estados Unidos hubo un tiempo en que los penes hablaban y, además, se sentían orgullosos de su nombre. O por lo menos mostraban indiferencia.

Indios chemehuevi

Para ello hay que remontarse a la época en que muchas tribus indígenas todavía poblaban las tierras de Obama. A lo largo del río Colorado se encontraban los chemehuevi, una gente sin prejuicio alguno que tenían dos nombres masculinos ideales para sus churumbeles. Estos, en castellano actual, significan ‘vagina de pescado’ y… tachán: ‘pene de rata’. Por lo tanto, sí, ha habido Penis en Estados Unidos. Lo de BabyCenter.com puede ser solo una broma chusca que los administradores no se han encargado de repudiar.

Más gente en busca del pene escondido

Ryan no es el único que se ha encargado de buscar penes en los libros (y no nos referimos a los adolescentes que garabatean genitales en los manuales del instituto, sino a los libros de actas de nacimiento). También se zambulló en esta materia la estadounidense Laura Wattenberg, encagada de la web Baby Name Wizards, que funciona a modo de catálogo de nombres para bebés. En 2007, Laura investigó en los archivos para saber si alguien tuvo tan extravagante idea en el pasado y se encontró con que el censo de un año de las primeras décadas del siglo XX (no especifica cuál) tenían docenas de Penis inscritos. ¿Cómo era eso posible?

Pues todo se debe a una mente, o varias, que están pensando siempre en lo mismo y transcribieron mal los nombres que había escritos en las actas primigenias con aquella letra tan estirada que tenían en la antigüedad. Así, un Denis o un Pernis se convirtió en un Penis al transcribirlo. Y claro, parece que nadie se extrañó hasta que llegó Laura.

Eso sí, si quieres encontrar chicos que se llamen ‘pene’, tampoco hay que buscar tanto. En tierras anglosajonas, el diminutivo para aquellos que se llaman Richard es ‘Dick’. Y ‘Dick’, en español, significa… efectivamente, ‘pito’, una de las maneras coloquiales o familiares de llamar al miembro viril.

Al parecer, esta relación es fruto de la casualidad: en los tiempos lejanos en los que todo se escribía a mano, la gente buscaba muchos acortamientos y de ‘Richard’ se pasó a ‘Ric’ o ‘Rich’. Así, de Richard se pasó a nombres como Dick o Hick en el siglo XIII. Ya en el siglo XIX, en la jerga de los militares británicos, se comenzó a conocer al pene como ‘dick’. Sin embargo, todavía no se sabe por qué los milicianos usaron este término para ello. ¿Y si Ryan y Laura lo investigan?

Con información de Pacific Standard, Baby Name Wizard y Today I Found Out

Más historias asombrosas:

Los increíbles requisitos que cumplen los bolígrafos del Gobierno estadounidense

Los chistes que lo petaban en tiempos de Jesucristo

¿Por qué dejamos mensajes en los baños públicos?

El novelista erótico que ha convertido Clippy, el Apple Watch y los bloques de Tetris en objetos sexuales