Los tactos rectales, más fáciles que nunca gracias a un culo robótico parlante

La situación no es nueva para muchos. Visitas a tu urólogo de cabecera (o al que te haya tocado) para comprobar si tu próstata funciona como debería. Algo habitual y normal. El problema viene si, después del mal trago inicial y estando ya en la posición de la verdad, el especialista te dice señalando a un chaval que por alguna extraña razón está allí: “hoy la primera inspección la va a hacer Juanito, que está de prácticas”. En ese mismo momento, más de uno se echaría a temblar.

Con asuntos tan sumamente delicados entre manos, es preferible que los experimentos se hagan solo con gaseosa. Por eso mismo, el doctor Benjamin Lok, su equipo y la investigadora Carla Pugh han creado a Patrick, un robot para que los estudiantes puedan hacer sus primeros pinitos en el noble arte de los tactos rectales. Bueno, para esto, y para evitar algún que otro susto por parte de los pacientes.

Para ello, han creado un simulador en el que los estudiantes de medicina que se quieran especializar en las partes bajas de los varones puedan aprender a realizar con mimo y delicadeza una maniobra tan peliaguda. El aparato se compone del culo de un maniquí con una hendidura por la que el alumno puede realizar la prospección anal. A este falso culo le acompaña una pantalla en la que el alumno podrá ver al paciente de espaldas e interactuar con él.

Doctor greating patient

Porque no solo se trata de introducir los dedos en el ano y trastear por allí. El estudiante ha de charlar con el robot como si de un paciente humano se tratase. “El estudiante habla con una persona virtual para así practicar sus habilidades de comunicación“, explica el doctor Benjamin Lok. Este es un detalle sumamente importante, ya que en este tipo de prácticas médicas la comunicación es esencial para conseguir que el paciente que está siendo atendido mantenga la calma en todo momento y no haya daños que lamentar.

Este peculiar paciente no solo pondrá el culo prieto en caso de que los dedos del estudiante toquen donde no deban, sino también cuando el futuro médico no consiga mantener a su falso paciente en calma. “Este paciente virtual puede hablar con el alumno, expresar sus temores y preocupaciones sobre el examen de próstata“, cometaba también el doctor Lok.

No obstante, en caso de que el alumno cometa algún fallo y toque donde no deba, el robot podrá reaccionar. El bueno de Patrick está equipado con distintos sensores de fuerza que se activarán y ejercerán presión sobre ciertos puntos en caso de que los movimientos del urólogo inexperto estén siendo demasiado bruscos. Así, el aprendiz podrá tener constancia de que no está ejecutando sus maniobras de forma correcta.

110405-N-KA543-028

Esta nueva técnica permitirá que los profesores evalúen la destreza de sus alumnos a la hora de realizar un tacto rectal, algo que hasta ahora era sumamente complejo. De la misma forma, los estudiantes pueden aprender y practicar sin sentir sobre sus hombros la enorme presión de desarrollar su labor directamente con un hombre al que pueden fastidiarle el día. “Esta simulación proporciona la oportunidad de aprender y una menor ansiedad”, apuntaba de forma certera el doctor Lok.

A día de hoy, eso sí, Patrick tan solo está accesible para los estudiantes de la Universidad de Drexel y de la Universidad de Florida, por lo que solo los pacientes de la costa oeste de Estados Unidos están a salvo de que algún alumno de prácticas les reciba en la consulta de su urólogo. A este lado del Atlántico tendremos que seguir manteniendo la compostura y confiar en que los novatos aprendan cuanto antes. Eso o acordarnos de algunos de sus familiares. Siempre queda esa opción, sin duda.

————

Con información de The Huffington Post, Medical Daily, Dangerur Minds y Publimetro

Lo dicho, los experimentos mejor con gaseosa

Los objetos más insólitos que los médicos sacaron de culos y vaginas en 2014

Del doctor Maligno al doctor Zoidberg: ¿pondrías tu vida en sus manos?

Diez científicos insospechados: artistas, políticos y futbolistas de bata y probeta

¿Tiene usted características poco varoniles? No se preocupe: lo suyo tiene remedio