Una marca de cerveza reemplaza los dientes sueltos de los jugadores de rugby por abrebotellas

En el rugby, como en cualquier otro deporte de contacto, las magulladuras son algo habitual. No es extraño que quienes lo practican acaben los partidos con algún rasguño en la cara, un ojo algo morado, algún que otro corte en la pierna… Puede que incluso, si la mala suerte se ceba con ellos, terminen algo peor. Con algunos puntos de sutura o un hueso roto. Heridas que, si todo marcha bien, al cabo de unos días (o de unos meses) habrán sanado.

Sin embargo, también puede ocurrir que pierdan un diente y, claro, eso no se recupera de la misma forma que otras partes de nuestro cuerpo. En ese caso, necesitarían un implante para seguir mordiendo sin molestias, algo que antaño era un fastidio pero ahora podría ser casi una bendición. Como ya nos advertían nuestros mayores, no hay mal que por bien no venga.

Gracias a una iniciativa que ha puesto en marcha la compañía cervecera argentina Salta, los jugadores de rugby que pierdan algunos de sus dientes podrán reemplazarlos por una pieza dental totalmente novedosa. Un diente que ha desarrollado el odontólogo Sebastian Juri. “Estamos incorporando una función que es completamente innovadora. A la masticación de los premolares le agregamos una nueva función la del destapado de botella”. Así es como surgió el diente abrebotellas.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=Y31pmvqBALM]

Aquellos jugadores que tuvieron que padecer sobre el césped el intenso dolor de ver cómo uno de sus dientes volaba por los aires, ahora recordarán ese momento con cierta positividad. Desprenderse de un diente tiene su parte buena: implantarse otro que sirva para abrir botellas de cerveza.

El principal temor de quienes pusieron en marcha esta campaña publicitaria era no encontrar jugadores que quisiera someterse a una cirugía para implantarse el diente abrebotellas. Una duda que rápidamente disiparon un puñado de ‘rugbiers’ que se animaron a formar parte del experimento, sabedores de que así se convertirían en los reyes del tercer tiempo.

Mientras sus compañeros y adversarios farden de sus rasguños, los osados que cuenten entre sus premolares con el diente abrebotellas serán la envidia de todos. Nadie podrá robarles ni un ápice de protagonismo cuando estén descorchando sin cesar botellas de cerveza para evitar que alguno de los allí presentes quede sediento.

Si bien hace ya tiempo que existen los protectores bucales, precisamente para evitar que alguna pieza de la dentadura se extravíe en el fragor de la batalla, nadie asegura que un diente no vaya a salir volando en algún choque. La mayoría de los jugadores lo utilizan, pero hay jugadas en las que de poco sirve. Sino que se lo digan a Leigh Halfpenny, jugador galés del Rugby Club Toulonnais, cuya sonrisa ahora parece el teclado de un piano, como bromea su compañero de equipo Matt Gitteau.

CECviztWMAAO6NR.jpg large

No obstante, esta pieza de ingeniería dental no solamente serviría para ‘rugbiers’. Quienes practican otros deportes de contacto también se podrían beneficiar de esta innovación. Por ejemplo, a Ryan Reaves, jugador de los Saint Louis Blues de la NHL, podría parecerle estupendo que le implantasen uno de estos dientes abrebotellas tras un duro choque con un rival.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=EpsH94qucnI]

Además, ya no tendríamos que preocuparnos de la salud dental del amigo bruto que hay en todas las cuadrillas, ese que presume de llevar el abridor de botellas de serie. Ni con un mechero ni con un tenedor, sus dientes bastan para descorchar los tercios y darnos a todos de beber. Ahora, en caso de que alguna de sus muelas diga basta, le podremos recomendar visitar al doctor Juri. Lo dicho: no hay mal que por bien no venga…

————

Con información de FastCoCreate y Youtube

Del deporte también se sale, no preocuparse:

Bruce Lee golpeaba tan rápido que tenían que ralentizar la grabación de sus peleas

Cómo meter a 30 sumos en un avión y que todos salgan en la foto

El Chapulín Colorado contra Thor y otras luchas a muerte entre personajes de ficción

Diez secretos de confesión de los futbolistas del Papa Francisco