La niña que recaudó 25.000 dólares vendiendo limonada para ayudar a su hermano enfermo

La madurez no entiende de edad. Mientras hay personas que con 40 años a sus espaldas siguen dando bandazos por la vida, sin encontrar una meta y sin dar con algo por lo que pelear cada día, hay otras que con muchas menos primaveras han entendido a la perfección en qué consiste todo esto. No hay más que ver el ejemplo de la pequeña Na’ama Uzan, que con tan solo cinco años ha puesto todo su empeño para que a su enfermo hermano mayor no le falte de nada.

Cuando solo tenía dos años, a Nadav le diagnosticaron el síndrome de Angelman, que provoca un trastorno en el desarrollo de quienes lo sufren, que han de convivir con frecuentes convulsiones a lo largo del día y se enfrentan a problemas con el habla. Una extraña enfermedad que solo se presenta en una de cada 15.000 personas, por lo que los fondos para investigar sobre ella son muy limitados. Bueno… Eran muy limitados. Con la iniciativa de Na’ama, la situación ha cambiado.

Ni corta ni perezosa, la pequeña de la familia Uzan se puso manos a la obra para conseguir dinero con el que poder financiar las investigaciones que fueran necesarias para encontrar una solución al problema que sufre su hermano mayor. Como siempre hemos visto en las películas yanquis, Na’ama decidió montar un pequeño puesto donde vender limonada para refrescar el gaznate de sus vecinos de Toronto y, de paso, recaudar algunos dólares con los que contribuir al hallazgo de una cura para la enfermedad.

heroina_2

“Ella quería hacer algo”, explica su padre David. “Se dio cuenta de que los puestos de limonada, que normalmente se abren por diversión, podían ser una forma de ayudar a encontrar una cura, dio un paso al frente y se puso verdaderamente manos a la obra“.

Dos veces a la semana, en verano, Na’ama y un grupo de amigos servían limonada a todos los vecinos de un barrio situado al norte de la ciudad canadiense. En invierno, cambiaba su menú para ofrecer chocolate caliente, bollos y pasteles para los más hambrientos.

Gracias a ello, la pequeña emprendedora de la casa consiguió recaudar nada más y nada menos que 25.000 dólares (23.490 euros) que va a donar a la Foundation for Angelman Syndrome Therapeutics (FAST), que lucha por dar con una cura para el síndrome de Angelman que padece Nadav. Sus padres apenas si podían dar crédito a lo sucedido. “Es increíble. Pese a su corta edad, se da cuenta de que pueden hacer algo para ayudar a su hermano”, confesaba su padre David Uzan.

Na'ama Uzan Lemonade Stand

Además, con su ejemplo ha animado a otras muchas personas que también quieren contribuir a la investigación de esta enfermedad. Como David y Steve, cuyo hijo Joshua también sufre el síndrome de Angelman. Después de conocer la hazaña de la pequeña Na’ama, desde California han decidido donar 22.000 dólares (20.700 euros) a la fundación FAST.

Con los más de 45.000 dólares (42.300 euros) que ha conseguido reunir a base de empeño y tesón, la Foundation for Angelman Syndrome Therapeutics ha decidido poner en marcha una beca de investigación con el nombre de Na’ama. A ella, muy posiblemente, no le importa. Seguro que saldrá cada domingo a su puesto de venta de limonada o chocolate para seguir recaudando dinero con el que ayudar a su hermano Nadav.

Más allá del dinero, lo que de verdad mueve a esta pequeña heroína es que, como ella misma dice, quiere a su hermano “más de una tonelada”.

————–

Con información de The Telegraph, The Star y CTV News

Aunque no lo creamos, estamos rodeados de verdaderos superhéroes:

Un ciego y un hombre sin brazos plantan 10.000 árboles en 12 años para repoblar un bosque chino

La evolución inversa de Picasso: “Me llevó toda una vida aprender a dibujar como un niño”

Un artista daltónico pinta con gafas que corrigen su visión

Diez ídolos de nuestra infancia que han envejecido fatal