Miles de neozelandeses piden cambiar la monarquía británica por el Trono de Hierro de ‘Juego de Tronos’

No se habla de otra cosa. En la oficina, en las salas de profesores, en las redacciones de los medios de todo el mundo… Al parecer, por las ojeras de los compañeros, ya se ha estrenado la quinta temporada de Juego de Tronos. Ahora sí que sí, se ha desatado la locura.

La impaciencia estaba haciendo estragos. La obsesión por la serie basada en la obra de George R.R. Martin ‘Canción de hielo y fuego’ hace ya tiempo que rebasó todos los límites habidos y por haber. Algunos se han tomado tan en serio a los personajes que les pondrían al frente de sus países. A este respecto, en Nueva Zelanda parecen tenerlo muy claro.

Todo ha sido, como no podía ser de otra forma, culpa del dichoso ‘marketing’. Para sacar el máximo partido a la ansiedad de muchos ante la llegada de la quinta temporada de la serie televisiva, el canal Sky Nueva Zelanda creyó que sería buena idea proponer un divertimento a los seguidores de Juego de Tronos. Uno que, a buen seguro, no habrá gustado tanto a los gobernantes neozelandeses, que tendrán que dar explicaciones a la corona.

En aquel pequeño país de apenas 4 millones de habitantes, que aún se mantiene fiel a la monarquía británica, han puesto en jaque el sistema político al más puro estilo ponientí. Al igual que otros 53 países de todo el mundo, Nueva Zelanda pertenece a la Commonwealth, de tal forma que todavía le unen ciertos lazos con Reino Unido en lo político y en lo económico. Es por esto que, en pleno siglo XXI, la monarquía parlamentaria neozelandesa está encarnada por la reina Isabel II de Inglaterra. Al menos, hasta la fecha. Se acerca el invierno…

Por si no fuera suficiente la expectación que rodea a la nueva temporada de la serie, Sky se atrevió a plantear a los ciudadanos de Nueva Zelanda una difícil elección. A modo de referéndum, pusieron sobre la mesa dos opciones: continuar como hasta ahora y permitir que el trono monárquico de la nación siga ocupado por la reina Isabel o jurar vasallaje a un nuevo rey que se sentaría en el Trono de Hierro.

Con total arrojo, Sky puso a los neozelandeses ante la tesitura de continuar con la tradición o nombrar un nuevo monarca infinitamente más ‘cool’. Los responsables de esta campaña se propusieron rellenar con los nombres de todos aquellos que apoyasen la petición, a través de la web o en persona, un enorme pergamino situado en la situado en la Plaza Aotea, en Auckland.Tras varios días recabando apoyos, consiguieron su propósito. Lo anunciaron con un tuit horas después del estreno del primer episodio de la quinta temporada.

tronos_4

No se trata de que el nuevo soberano sea el mismo que imponga su autoridad en los siete reinos de Poniente. Además de combatir contra los Targaryen, que aún reclaman para sí el trono, Tommen Baratheon deberá vérselas con los valientes que han aceptado el reto. Cualquier fiel seguidor de Juego de Tronos podía apuntarse para asumir el poder. Lo único que necesitaba era convencer a un gran número de usuarios para que le brindasen su apoyo. El más votado ocuparía el Trono de Hierro de la plaza de Auckland.

No sabremos cómo se tomarán la noticia la reina Isabel II de Inglaterra y los inflexibles Lannister (ya sabéis, esos que siempre pagan sus deudas). De lo que sí estamos seguros es de que podrá respirar aliviada si no tiene que sentarse ella misma en el famoso trono ponientí. No creemos que sea un feo ‘spoiler’ si decimos que el trono, forjado con las espadas de los combatientes que cayeron ante el fuego de los dragones, parece tener vida propia. Las puntiaguadas espadas todavía pueden provocar alguna que otra magulladora a aquel que lo ocupa, casi como si se defendiera de alguien que se sienta en él de forma ilegítima.

9162528732_ca6754ee61_z

A la reina no le entusiasmó mucho la idea de ocupar dicho sillón cuando tuvo su primera oportunidad, de visita en los Titanic Studios (Belfast), en el ‘set’ donde se graba parte de la serie. Después de saludar al reparto, se acercó al trono, lo miró con cierta curiosidad, se interesó por él (quizá sea una de las tres personas en todo el mundo que no sabe de qué va Juego de Tronos) y se marchó sin que sus posaderas rozasen tan regio asiento.

El que no pasará un buen trago será John Key, primer ministro de Nueva Zelanda, cuando tenga que comunicar la noticia a la reina de que los ciudadanos, casi en broma, han pedido su cabeza. ‘Valar morghulis’, Isabel. ‘Valar morghulis’.

————-

Con información de WinterIsComing, Change The Throne y Campaign Brief

Nosotros, como los Lannister, siempre pagamanos nuestras deudas:

Bate el récord de tatuajes de Homer Simpson para vengarse de su padre, que era clavadito a Ned Flanders

Blas de Lezo, el Mediohombre: el héroe español que inspiró a Tyrion Lannister

El retrofuturismo japonés: profesores robóticos, coches voladores y mucha destrucción

Del Daredevil humano al Magneto octogenario: diez tipos de carne y hueso con superpoderes