El sensor loco que monitoriza tu intestino y te avisa diez minutos antes de mearte encima

Siempre ocurre lo mismo. En el peor momento posible, nuestro organismo decide que tenemos que ir a toda pastilla al baño, ya sea por aguas mayores o menores. En mitad de una entrevista de trabajo, durante el penalti que decide la suerte de tu equipo en la final de la Champions o cuando estabas a punto de ligar en una discoteca. Es así de inoportuno. Sin embargo, esos días de incertidumbre, la angustia de esos instantes en que te preguntas si te lo harás encima si aguantas otro par de minutos, pueden estar tocado a su fin.

Gracias a un artilugio llamado D-Free, ya no estaremos siempre a merced de lo que dicte nuestro aparato digestivo. Antes incluso de que nosotros sintamos unas inmensas ganas de visitar el inodoro, este dispositivo inteligente detectará los movimientos en el interior de nuestro organismo que vienen a indicar que pronto vamos a necesitar un retrete.

Si no eres de esas personas que tienen perfectamente cronometradas sus visitas al trono de porcelana, este invento te alegrerá la vida. Basta con que lo pegues a tu vientre, justo debajo del ombligo, para que pueda empezar a funcionar y a combatir la improvisación de tus entrañas. Cuando note un balanceo sospechoso en tus tripas, mandará una indicación a tu teléfono móvil para avisarte, a través de una ‘app’, de que tienes diez minutos antes de que el lastre de tu cuerpo decida salir urgentemente.

Tiempo suficiente para, por ejemplo, entrar en el bar más cercano, pedir un refresco y justificar tu impetuosa necesidad de entrar al excusado. Sin embargo, si la dichosa aplicación te advierte de que se avecina tormenta en mitad de un trayecto en autobús, la cosa sería más peliaguda. Igual que si te avisa diez minutos antes de que tu equipo se proclame campeón. Ahí, sin malas intenciones, te ha fastidiado el festejo con los amigos. Como todo, tiene sus pros y sus contras.

La ‘startup’ japonesa Tripe W, que ha sido la encargada de pergeñar este artilugio, señala que es idóneo para las personas discapacitadas, que pueden tenerlo algo más complicado para encontrar un inodoro adaptado a sus necesidades; o para las personas mayores, que no pueden salir corriendo como alma que lleva el diablo en busca del váter.

Algo parecido podría ocurrir con los niños. Hay quien ha pensado que este D-Free puede ser el invento que devuelva la esperanza a los padres para enseñar a sus retoños, cuando llegue el momento de quitarles el pañal, cómo deben proceder. Así, si cuentan con un margen de algunos minutos, se ahorrarán tener que limpiar algún que otro regalo indeseado que llegue a destiempo.

d_free_2

Además, otra de las ventajas de este cacharro es que tomará nota de nuestras visitas al baño para que vayamos conociendo el ‘modus operandi’ de nuestro aparato digestivo. Podremos saber cuántas veces visitamos la letrina a lo largo de la última semana y con qué frecuencia, para así saber las horas a las que debemos tener un baño cerca si no queremos que nuestro cuerpo nos juegue alguna mala pasada.

Por ahora, no obstante, tendremos que esperar. La compañía Triple W ha anunciado que prevé lanzar una campaña de ‘crowdfunding’ para recaudar los fondos necesarios y comenzar a fabricarlo. Eso sí, con los precios que se barajan, será muy tentador comprar y probar el D-Free, ya que se rumorea que podría estar incluso por debajo de los 50 dólares (unos 46 euros) cuando se ponga a la venta. Una ganga que nos podría evitar algún que otro disgusto.

No es menos cierto que si contamos con un poderoso esfinter capaz de aguantar las embestidas de la madre naturaleza, y concedernos algo de margen para buscar dónde depositar lo que se avecina, no nos hará falta un dispositivo así. En este caso, eso sí, tendremos que medir los tiempos de una forma más artesanal e imprecisa si no queremos mearnos encima.

——————–

Con informacion de The Daily Dot y RocketNews

Para que cuando visites el trono de porcelana no tengas que leer el bote de champú:

Diez formas de reutilizar un portátil viejo (sin ser ingeniero informático)

Alerta en Indonesia por unos pijamas infantiles con estampado de un kamasutra de osos panda

Diez inventos imprescindibles que fueron rechazados en su momento

Cincuenta versiones de Grey para todos los públicos