Fotografía erótica de gordas: la faceta menos conocida de Leonard Nimoy

Lo creáis o no, los más nostálgicos seguidores de Star Trek no han sido los únicos que han llorado la marcha del actor que dio vida al original y genuino Mr. Spock. Los amantes de las curvas femeninas más pronunciadas también echarán de menos a Leonard Nimoy. Más allá del papel que desempeñó a bordo del Enterprise, con sus orejas puntiagudas y su siempre legendario ‘larga y próspera vida’, una de las facetas más brillantes y ocultas de este hombre – mitad humano, mitad vulcaniano en la ficción – era retratar con su cámara a mujeres entradas en carnes.

Quienes quisieron saber quién se escondía detrás de aquel legendario personaje, que acabó por convertirse en un icono de la cultura pop, se toparon con un hombre polifacético. Además de la interpretación, no solo en la pequeña o la gran pantalla, sino también en el teatro, Leonard Nimoy dominaba el arte de la fotografía. Concretamente, los retratos de mujeres desnudas.

nimoy_5

Siempre le interesó esta materia. Desde muy pequeño andaba con la cámara familiar Kodak Autographic tirando fotos de aquí para allá, y en la década de 1970 llegó a estudiar fotografía en la Universidad de California, en Los Ángeles. Hubo un tiempo en que, incluso, llegó a pensar en dejar de lado la interpretación para convertirse en fotógrafo a tiempo completo.

Uno de sus primeros proyectos serios fue ‘Shekhina’, un trabajo que acabó convertido en libro y que fue publicado en 2002. En el mismo, Nimoy retrató a mujeres judías tal y como dios las trajo al mundo. Siempre comprometido con las raíces culturales del judaismo ortodoxo (el famoso ‘larga y próspera vida’ fue una imitación de un gesto que ya realizaban los sacerdotes de esa religión), quiso reflejar con esta colección el misticismo y el erotismo de ciertos ritos judíos.

nimoy_4

Lejos de la polémica que pudo suscitar este primer proyecto, este peculiar y polifacético artista se zambulló en otro mucho más llamativo. ‘The Full Body Project’ surgió fruto de la casualidad: un buen día, una chica entrada en carnes le pidió a Nimoy si podía retratarla a ella con sus amigas. Accedió encantado. Lejos de las siluetas perfectas que solo tienen acceso a los estudios de Hollywood, Nimoy capturó con su cámara las curvas de este grupo de mujeres rellenitas.

nimoy_2

La mujer, de más de 113 kilos, se presentó en su casa del lago Tahoe, en la frontera entre California y Nevada, con todo tipo de vestimentas y accesorios. Pero la esposa de Leonard, Susan, que le estaba echando una mano, le dijo que no, que la retratarían desnuda. Fue entonces cuando el fotógrafo reconoce que se puso nervioso. “La desnudez no era el problema”, reconocía. “Yo nunca había trabajado con ese tipo de figura. No sabía muy bien cómo tratarla. No quería cometer algún tipo de injusticia”, comentaba.

Como si realmente hubiera aterrizado del planeta Vulcano, cuentan que fue a raíz de este proyecto cuando Nimoy comprendió que la mayoría de las mujeres no estaban contentas con su cuerpo. Según cuenta Natalie Angier, que escribió el prólogo del libro ‘The Full Body Project’, el actor y fotógrafo quedó bastante perplejo y preocupado de que multitud de mujeres, por una u otra razón, se avergonzasen de su cuerpo. Por ello, esta obra acabó convirtiendo en una especie de misión.

nimoy_3

“La mujer estadounidense media pesa un 25% más que las modelos que venden la ropa. Hay una enorme industria alrededor de como vender a las mujeres maneras de conseguir que su cuerpos se acerquen al ideal. Las píldoras, dietas, cirugías, programas de entrenamiento… El mensaje es ‘No te ves bien. Si compras nuestros productos, puede que cambies’“, escribió el propio Leonard Nimoy.

En el mundo del cine, no solo logró convertir a un personaje secundario en un auténtico icono, sino que además consiguió que ‘Tres hombres y un bebé’, la película que dirigió en 1987, fuera la más vista de aquel año. En fotografía también fue un rompedor, algo que le agradecerán los hombres a los que enamoran las mujeres con curvas y estas mismas, que lograrón mucha visibilidad en mitad de un mundo reservado a siluetas perfectas.

———

Con información de The New York Times, Mashable, CBS, The Art History Archive, Rmichelson.com, Nosotras.com y Amazon

¿Más mandanga? ¡Que no te falte de nada!

Cuando Leonard Nimoy estuvo a punto de ser Aragorn en ‘El Señor de Los Anillos’

La ruleta rusa con ‘tasers’ de 10.000 voltios: el nuevo pasatiempo de los machos alfa rusos

Cinco megalómanos proyectos chinos que dejarán la Gran Muralla como una verja de jardín

Cuando Primo de Rivera prohibió los piropos