La loca del ramo de flores: ha cazado 46 en las 80 bodas a las que ha asistido

Cuentan las leyendas que la chica que se haga con el ramo de flores que la novia lanza en una boda será la siguiente en pasar por la vicaría. Si esta teoría tuviese el más mínimo respaldo científico, o algún chiflado se hubiera aventurado a comprobarlo con cifras y estadísticas, ya habría una buena panda de abogados persiguiendo a Jamie Jackson. De ser cierta la profecía, esta especialista en la disciplina de atrapar el ramo de flores, que ha logrado interceptar un total de 46 ejemplares, no seguiría soltera. Sin embargo, todavía no ha pasado por el altar.

Conocida en la reducida comunidad de chicas que se pegan por un ramo de flores como la Cazarramos, Jamie ha convertido esta tradición de las bodas en un deporte. Lejos de quienes lo hacen por pura diversión, esta chica de 37 años se lo ha tomado muy en serio y ha desarrollado una técnica depurada para hacerse con el floral trofeo.

Su secreto, tal como ella misma lo explica, es muy simple: “Posición, posición y posición”. “Tienes que estar en la parte delantera del grupo si quieres tener la mejor oportunidad de atrapar el ramo. Por lo general, cuando la novia lo arroja, “sube hasta llegar a un techo o una lámpara de araña y luego cae”, asegura.

Jamie_Jackson_2

Aunque estamos probablemente ante la mayor experta en la materia, Jamie aún tiene margen para mejorar. Su promedio de acierto no es malo, pero no ha conseguido hacerse con los ramos de las 80 bodas a las que ha asistido (ha conseguido más de la mitad).

Todo comenzó por pura casualidad en 1996, cuando asistió a la boda de su primo. Al ver que la novia se disponía a lanzar sus flores, fue a por ellas como una exhalación. Por supuesto, atrapó el ramo. “Después de aquella boda”, explica, “sabía que podría hacerlo de nuevo”.

Muchas de sus amistades la describen como una persona competitiva. Su trabajo así lo requiere, ya que dejó de lado su faceta como planificadora de bodas y ahora es entrenadora de atletismo. Una labor que la permite mantenerse en forma para saltar como pocas rivales a la hora de hacerse con el ramo.

“No puedo evitarlo, ahora es una obsesión”, admite Jackson. Tanto es así que, cuando algún familiar o amigo la invita a su boda, no piensa en el vestido ni en los zapatos o el bolso. En su mente tan solo hay lugar para hacerse con el ramo, sea como sea. “Tan pronto como llego trazo mi estrategia”, afirma.

Tal es la pasión que siente por el noble arte de la captura de ramos que está dispuesta a renunciar a una boda propia. “Claro que he tenido novios, pero me está gustando la vida de soltera. Además, si me caso, tendría que renunciar a mi deporte favorito”, dice Jamie.

Jamie_Jackson

Por lo pronto se ha marcado una meta. Quiere alcanzar los 50 ramos atrapados. Una cifra redonda. Con ellos lograría abrir brecha con su más inmediata perseguidora en el ranking, Stephanie Monyak, otra estadounidense que hasta ahora ha logrado atrapar tan solo 15 ramos y que, según le contó a Jamie, lo tiene más complicado. “Me dijo que ahora va a más funerales que bodas”.

Mientras llegan las siguientes bodas de familiares y amigos, Jamie Jackson ya ha mandado su solicitud al Guinness World Record para que reconozcan su hazaña. Ahora está a la espera de que el jurado de estos premios decida si le concede el honor de ser la persona que más ramos de flores ha cazado al vuelo en la historia de la humanidad.

—————————

Con información de NYMag, People, Bustle, OddityCentral y Daily News

Los martes ni te cases ni te embarques (ni los lunes, ni los miércoles…):

Las bodas más chics de las parejas de geeks

Fotos de bodas rusas que te harán reafirmarte en tu soltería

El escalofriante mundo de los vídeos de YouTube que nadie ha visto

Los caprichos más extravagantes de los narcotraficantes