Esta empresa busca un nombre inédito para tu bebé… ¡por 28.000 euros!

Ahora que la originalidad está en boga y a todos nos gusta presumir de creatividad, hay algún que otro pícaro que se ha propuesto sacarle partido a tanto ‘postureo’. Ya se sabe: hay quien pierde la cabeza y deja tiritando su cuenta corriente cuando de fardar de algo se trata. Si no fuera así, no habría una empresa que incluyera entre sus servicios encontrar un nombre original para tu retoño.

“¿Eso lo puedo (y hasta quiero) hacer yo mismo?”, pensarás. Y llevas gran parte de razón, sobre todo si te quieres ahorrar los 32.000 dólares (algo más de 28.300 euros) que pretende cobrar esta firma por buscarle apodo a la criatura.

Algunos pensarán que son unos caraduras, pero también habrá quien vea con admiración este movimiento estratégico de la compañía suiza Erflogswelle. Como cualquier otra idea descaballada, surgió fruto de un debate absurdo. El director de la empresa, Marc Hauser, quedó estupefacto cuando escuchó a una pareja de amigos debatir el nombre con el que bautiarían al hijo que estaba de camino.

La situación se tornó incluso peliaguda. “La elección estaba causando tensión en la pareja, así que pensé que podía ayudar”, contaba Hauser. Ni corto ni perezoso, decidió tomar cartas en el asunto, eso sí, con el dinero por delante. Ya inmerso en el sector, pues su empresa se dedica a la caza y captura de nombres originales para marcas y productos, decidió poner en marcha esta iniciativa para echar un cable a las atormentadas parejas que se vieran en esta tesitura.

487050735_d48b5971a2_z

Para llevar a cabo este cometido, Hauser se ha rodeado de auténticos expertos en lo que a nombres se refiere, un grupo de personas que vive por y para hallar un nombre con el que no haya sido registrado ningún otro niño en el mundo. No vale cualquiera. Para lograr que alguien suelte casi 30.000 euros hay que ser, además de tunante, un poco inteligente. Que la gente no es tonta.

Por eso la firma se compromete a cumplir una serie de requisitos en lo que respecta al nombre. Entre otras cosas, el apelativo seleccionado ha de ser pronunciable (una regla bastante básica). “La pronunciación y escritura tienen que ser intuitivas. Si una persona tiene que repetir su nombre cuatro veces por teléfono y nadie lo entiende, es un fracaso“, afirma Hauser.

487050723_6004637a5f_z

Además, no podrá tener connotación alguna en al menos 12 idiomas diferentes. Este detalle es muy importante para evitar gracietas innecesarias que el chaval tendría que escuchar en el colegio. Además, así los padres podrán dormir tranquilos sabiendo que las propuestas no serán tan bizarras y extrañas como Disney Landia, Batman Bin Suparman, Rolling Hendrix o Email. Por si fuera poco, además, tienen en cuenta antecedentes culturales e históricos de la familia, para que el nombre vaya en sintonía con los mismos.

No cabe duda de que la oferta, a cambio de ahorrarnos una riña con nuestra pareja, es muy suculenta, pero si por cada berrinche matrimonial tuviéramos que apoquinar casi 30.000 euros, apaga y vámonos. Quizá un retoño con su correspondiente nombre bajo el brazo no sea la mejor opción en ese caso.

En fin, que cada cual actúe como crea. Desde luego, Mark Hauser y su equipo se frotarán la manos con cada nueva bronca entre cónyuges. Así es el mundo en que nos ha tocado vivir…

——-

Con información de OddityCentral, Guioteca y Potins.net

¡Tiremos la casa por la ventana! ¿Por qué no?

Diez consejos que toda mujer embarazada debería seguir a pies juntillas

Un ‘drinking game’ de la Antigua Grecia: ¿te animas a jugar?

Ha llegado la hora de beber del váter (por tu salud y la del medio ambiente)

Las ilusiones ópticas también engañan a los ordenadores