Acude a una fiesta y amanece con un pene tatuado en la espalda

tatu polla

Bienvenidos a las fiestas de tatuajes, en  las que jóvenes y jóvenas se emborrachan y se tatúan unos a otros con sus máquinas de tatuar, compradas por internet. Son sus costumbres y hay que respetarlas, pero que luego no se quejen si al levantarse por la mañana se encuentran el dibujo de un pene tatuado en la espalda, como le sucedió a Holly Aston, una joven natural de Birmingham.

A Holly le gastaron la broma hace ya dos años, cuando era menor de edad, pero no ha sido hasta ahora que ha enseñado al mundo su vergonzoso tatuaje que lleva dos años ocultando a su familia por razones evidentes. El motivo es que la joven va a participar en un programa del Channel 4 inglés en el que prometen eliminar tatuajes o rectificar errores de cirugía estética perpetrados por cirujanos manazas.

polla tatu

Sí: El tatú del brazo es voluntario.

La pobre muchacha ha estado dos años tapándose el procaz tatú con vendas y tiritas, e incluso se escabulló de unas vacaciones familiares en Lanzarote para que sus padres no vieran el cipote. Y eso que los padres ya estaban curados de espanto, pues la niña ya lucía un espantoso tatuaje de un personaje de cómic en su antebrazo derecho, este último realizado con voluntariedad y alevosía.

“Hacíamos fiestas de tatús –explica Holly al diario Birmingham Mail-. Compramos una máquina de tatuar por 60 euros, con su tinta y sus agujas incluidas, aunque sin ninguna instrucción para esterilizar las agujas. Tuvimos suerte de no infectarnos… Nos emborrachábamos y nos hacíamos tatuses unos a otros. Era estúpido”. Y tanto: Holly no sólo se llevó el simpático tatuaje del pene en aquella fiesta, sino también la palabra “Dyke” (“tortillera”) tatuada en un tobillo. Y es que un atajo de mocosos ingleses con una máquina de tatuar no dan para más.

———-

Abundando:

– Bye, bye, Antonio. Diez famosos y famosetes que tuvieron que rectificar sus tatuajes de amor eterno

– Pokémon, Star Wars y muchos superhéroes: los ‘frikis’ también se tatúan

– Diez tatuajes de los que te arrepentirás

– Yo de mayor quiero ser catador de marihuana