La Virgen encima del televisor es ahora un Power Ranger, un Jedi y una estrella del rock

Pocas cosas hay más tradicionales en esta España mía, esta España nuestra, que la figura de la Virgen encima de la tele o de la estantería del salón. Está en todas las casas antiguas, en todas las casas heredadas de la abuela, y sobre todo en cada una de las viviendas de la España rural.

Tal vez a los más jóvenes les parezca algo de otro tiempo, desfasado, pero las creencias de los mayores no son algo que uno deba tomarse a risa, y menos si son tan entrañables como rendir culto a la Santa María en forma de adorno. Y no un adorno cualquiera: el adorno por excelencia de nuestro país con permiso de la muñeca flamenca y su homóloga legionaria (siempre armada con su mítica trompeta).

Entonces, ¿qué hacemos? ¿Cómo aunar el respeto y la memoria con la modernidad que requiere un domicilio del siglo XXI? Por supuesto, tirando de humor: coloca al lado de tu televisor de plasma (encima ya no cabe) una figura de la Virgen María reinterpretada en clave ‘pop’.

La artista francesa Soasig Chamaillard ya ha hecho casi todo el trabajo. Su pasión por los relicarios, las tiendas de antigüedades y las subastas la han llevado a coleccionar durante años decenas de ornamentos religiosos que, tirando de imaginación, ha convertido en casi todos los referentes de la cultura popular que puedas imaginar. Por ejemplo, ¿por qué no?, en Hello Kitty o Supermán.

¿Dirías que es ofensivo? Nada más lejos. Chamaillard, que ha escuchado esta pregunta en numerosas ocasiones (“ya sospechaba que esto podía herir la sensibilidad de mucha gente”, admite, “pero no creía que fueran a ser tantos”), tiene muy clara la respuesta: “La fe debería ser suficientemente fuerte como para no romperse por un simple objeto. Creo que deberían tomar distancia del objeto y no olvidar que es una obra de arte”.

Si este argumento no te ha convencido, hay otro que la artista puede esgrimir: las controvertidas piezas no son más que una reinterpretación de la heroína bíblica en un contexto moderno, para que la gente entienda el calado de su hazaña al dar a luz – sin coito previo – al mismísimo hijo de Dios. Solo un auténtico caballero Jedi, respaldado por ‘la Fuerza’, podría estar a la altura.

¿Sigues pensando que las figuritas son blasfemas? Muy bien, pero Chamaillard tiene muy claro lo que piensa y no va a cambiar de opinión por mucho que reces. “Como artista”, afirma, “no tienes por qué ver la brecha entre tu mundo interior y el exterior”.

Mejor ir haciéndose a la idea: los hogares del futuro, si quieren conservar la tradicional Virgen encima de la tele, tendrán que innovar. El futuro (sin olvidar el pasado) es de los que arriesgan.

——

Con información de Buzznet

Otros asuntos espirituales:

Cuando te estás meando, te vuelves fatalista: ¡la madre naturaleza controla tu destino!

Los diez personajes más estrafalarios de Barrio Sésamo en todo el mundo

Pastafaris por el mundo: luchando por la oficialidad con un colador en la cabeza

Google Foobar, un portal secreto y misterioso para… ¿buscar empleados?

El ‘efecto iPhone’: cuando tenemos un móvil a mano, pasamos de todo (y de todos)