Del Bronx a la Casa Blanca: la surrealista vida de un imitador de Obama

La forma en que conciben la política en Estados Unidos poco o nada se parece a la visión que a este lado del Atlántico tenemos de nuestros representantes. Ya sea porque los casos de corrupción son más escasos (o no) o simplemente por nuestra idiosincrasia: somos muy tolerantes para ciertas cosas, pero cerrados de mollera para otras. Por que sí, quizá en España a algunos políticos les divertiría que alguien forjase su fama en base a su parecido físico, sin maquillaje alguno, con Mariano Rajoy, Esperanza Aguirre o Cayo Lara. Pero jamás veríamos a uno de ellos recibirlo en persona y reírse de esa extraña casualidad del destino.

En Estados Unidos, la situación es bien distinta. No se trata solamente de que el presidente Barack Obama acepte reunirse en la Casa Blanca con Iman Crosson, uno de sus imitadores, que hace las delicias de miles de usuarios en YouTube, sino que además los estadounidenses no tienen el más mínimo problema en dedicarle un documental a otro de los tipos que se ganan la vida, simplemente, gracias al parecido físico con su presidente.

Este es el caso de Louis Ortiz, un tipo de 41 años que, según cuenta, jamás se había puesto un traje hasta que, frente al espejo, entendió que podía sacar mucho más partido a su fisonomía por las similitudes que tenía con la de Obama. No se compró un traje, sino varios. Desde que en 2008 decidiera afeitarse la perilla y un tipo en un bar comentase, a modo de broma, su parecido con el por entonces candidato a la presidencia, este puertorriqueño del barrio del Bronx, en Nueva York, se ha ganado la vida imitando a uno de los hombres más poderosos del planeta.

Sin un séquito multitudinario de asesores económicos, políticos o de imagen. Ni un solo guardaespaldas vela por su seguridad. Es más, como él mismo reconoce, no se había interesado mucho por la política hasta que no se vio en la piel del presidente estadounidense y decidió ganarse la vida fingiendo ser él. De hecho, padeció y festejó la victoria de Obama en las últimas elecciones presidenciales de 2012, sabedor de que aquel resultado era muy importante para ambos.

Algún tiempo antes, Louis ya era perseguido por un tipo con ganas de filmar todo aquello que ocurriera en su vida. Desde mayo de 2011, cámara al hombro, el cineasta Ryan Murdock se convirtió en la sombra de Louis para realizar un documental que recogiese el día a día de un tipo que se gana la vida viviendo la de otro mucho más poderoso. Así fue como surgió ‘Bronx Obama’.

El bueno de Louis ha acabado por convertirse en una auténtica estrella mediática. Si no resulta difícil explicar por qué el documental haya podido financiarse con el dinero de los que quisieron contribuir a la causa a través de Kickstarter. Entrevistas en multitud de cadenas de televisión, reportajes en los principales medios del país… El ‘boom’ del ‘Obama del Bronx’, como allí le conocen, hace tiempo que estalló. Ahora los problemas económicos, que no mucho tiempo atrás le asaltaban, se han esfumado de un plumazo.

Tal es su fama que la agencia de cazatalentos William Gold Entertainment decidió invertir dinero y recursos en Louis Ortiz para potenciar su imagen. Ha tenido que asistir a clases de imitación para perfeccionar su papel de Obama. Ahora, sus ingresos no solo aumentan gracias a sus apariciones mediáticas, sino que también forma parte de un elenco de actores que reproducen debates de políticos en distintos actos y que así se ganan la vida. “Yo vivo en un avión”, asegura Louis Ortiz, que ha llegado a conocer al mismísimo Dalai Lama.

Se suele decir que Norteamérica es el país de las oportunidades. No hace falta ser el más inteligente, ni siquiera el más trabajador: basta con un poco de suerte y, eso sí, no dudar lo más mínimo a la hora de abalanzarse sobre esa pizca de fortuna y exprimirla todo lo posible. Si no que se lo digan a Louis Ortiz que, solo por su físico y su rostro, pasó de no tener trabajo a convertirse en el ficticio presidente número 44 de los Estados Unidos.

——

Con información de National Journal, MSNBC, Wikipedia y Kickstarter

Otros que se ganan la vida a su manera:

El experto en suplantación de identidad que probó su propia medicina (¡trece veces!) tras revelar sus datos por la tele

Descubren un falso león en un zoo chino al ponerse a ladrar

Los mayores impostores de todos los tiempos

La mayor farsa del hip hop: los escoceses que se hicieron pasar por raperos californianos