Un zoo japonés admite, cuatro años después, que estaba intentando cruzar a dos hienas macho

¿Quién detiene dos hienas al vuelo, volando al ras del suelo, etc?

La intrahistoria del mundo gay animal reservará un capítulo a Kami y Kamutori, dos machos de hiena que llevan cuatro años intentando reproducirse (infructuosamente) en un zoo japonés. El motivo está claramente explícito en la frase anterior: Kami y Kamutori son ambos machos, así que la naturaleza les ha vetado la posibilidad de cruzar sus genes.

Pero te rías todavía de la impericia de los cuidadores del zoo de Sapporo, porque la sexualidad de las hienas es más complicada de lo que puedas pensar. No todo es Tinder y Badoo en el reino animal.

La pareja de hienas llegó a Japón en 2010 como parte de un intercambio de bichos con un zoo de Corea del Sur. Los coreanos aseguraron a sus colegas japoneses que Kamutori era un macho y Kami una hembrita. Como tales, ambos fueron confinados en una jaula, esperando que de la convivencia saliera una camada de hienitas.

Cuatro años después y ante la falta de resultados, los nipones decidieron llevar a cabo una prueba de género ("anestesia", en el argot) y concluyeron que Kami era, en realidad, tan varón como Kamutori.

¿Cómo es posible –se preguntará el avispado lector- que el país que es la cuna de los mejores sexadores de pollos del mundo no sea capaz de distinguir una hiena de un hieno? Muy sencillo: la hiena hembra tiene un aparato sexual prácticamente indistinguible al del miembro viril del macho, según explica este blog:

"La hembra de la hiena tiene lo que los zoólogos llaman un "seudo-pene". Lo que lleva colgando es un clítoris desproporcionado y ubicado exactamente igual que el pene del macho, incluso completamente eréctil, aunque funcionalmente es similar a una vagina: por allí orina, copula y pare la señora hiena".

No te pierdas el vídeo de National Geographic que incluye la nota para aprender más sobre la atribulada sexualidad de las hienas y compadecer un poco a los desconcertados cuidadores del zoo de Sapporo.

Visto en ITV. Con información de Curious Cox.

Otras irreverencias:

Cuando a la Iglesia el aborto no le parecía tan mal

Los mayores impostores de todos los tiempos

- ¿Cuántas hostias tendrías que ingerir para engullir a un Jesucristo entero?

Diez mentiras que tu madre te decía y que te avergonzarás de decírselas a tus hijos

El Museo de los Productos Fracasados