El tipo que cavó un túnel de su casa al bar para huir de los ronquidos de su mujer

Son muchos los relatos de ficción que, durante décadas, han tratado de convencernos con la milonga de que estamos rodeados de héroes. Personas con un don especial que, tras una máscara o un traje sumamente llamativo, se encargan de combatir el mal y salvar el mundo. Pero, más allá de los Batman, Spiderman, Superman y el resto de la tropa, a nuestro alrededor encontramos verdaderos héroes de carne y hueso. Seres humanos como cualquiera de nosotros que, por una u otra razón, dedican su tiempo a demostrar que, pese a todo, el ser humano es extraordinario.

Como ocurría, por ejemplo, en la película 'Cadena perpetua', en la que un hombre inocente encarcelado decide ingeniárselas para tender una trampa a los corruptos mandamases de la prisión y fugarse. Se trata de un hombre normal con la templaza y la paciencia suficiente para urdir un plan de varios años en busca de la libertad. Pero no hay por qué recurrir a los guiones de las grandes películas de Hollywood, basta con leer las noticias para saber que estamos rodeados de héroes capaces de cualquier cosa con tal de alcanzar la libertad.

Si no, que se lo digan a Patsy Kerr. Este fontanero de la ciudad de Omagh, la mayor del condado de Tyrone, en Irlanda del Norte, cavó durante 15 años un enorme túnel. Su propósito no era escapar de prisión, ni de ningún otro lugar en que estuviera encerrado (al menos literalmente). Él simplemente quería dejar de escuchar los ronquidos de su esposa y, de paso, tomar unas pintas de cerveza. Por eso utilizó todo tipo de herramientas, algunas más sofisticadas y otras menos, para crear ese pasadizo subterráneo que le llevase directamente de su casa al pub más cercano.

Ahora la historia ha salido a la luz. El juzgado del condado le ha llamado a declarar pues, en el trascurso de su hazaña, colapsó la tubería de aguas residuales de la casa de una de sus vecinas. Él no había caído en los daños colaterales que su heroicidad podía ocasionar. Pero, como bien sabían Peter Parker, Clark Kent y Bruce Wayne, es imposible realizar una hazaña sin que haya algún que otro damnificado.

Se trataba de mantener con buena salud su matrimonio. Como él mismo explicó, su señora esposa roncaba de una forma un tanto peculiar. Tanto que él no podía pegar ojo. Al contrario que cualquier otro hijo de vecino, que no habría tenido el más mínimo problema en armar una buena bronca en casa, el bueno de Patsy decidió que lo mejor era irse sin hacer ruido.

Todo comenzó una noche de 1994. Después de ver 'Cadena perpetua', llegar al dormitorio y descubrir a su señora roncando de forma desproporcionada, decidió que algo tenía que hacer. Ni corto ni perezoso, se puso a cavar con la primera cuchara que encontró justo debajo de su cama. A medida que el tiempo pasaba y el túnel iba tomando forma, utilizó otros artilugios para proseguir en su afán de alcanzar el pub cada noche y poder degustar unas pintas de cerveza con sus amigos de barra. "No fue hasta 2009 cuando di en el clavo", reconocía el propio Patsy.

Fue entonces cuando alcanzó el cuarto de baño para mujeres y el cuarto de la limpieza de su añorado templo. Así, desde que consiguiera acabar su compleja excavación, este buen hombre no ha faltado ni una sola noche a su habitual cita con los amigos. Cuando su esposa caía en un placido sueño y comenzaba a sonar su peculiar banda sonora, alrededor de las 23,00h, él ponía rumbo al pub, situado a 800 metros de su casa, y regresaba dos horas más tarde sin que su esposa cayese en la cuenta de que su marido se había ausentado durante ese tiempo. No obstante, él sabía que antes o después acabaría por descubrirse su entramado.

Más allá del hedor a bebida y a tierra con el que regresaba a la cama después de su periplo, poco a poco fue perdiendo el miedo hasta el momento en que perdió todo temor a regresar cantado a casa. "Hace poco me descubrí a mí mismo cantando canciones rebeldes y cosas regresando por el túnel y era sólo cuestión de tiempo que me cazasen", reconocía. "El propietario también se preguntaba cómo aparecía de la nada todas las noches a la misma hora y desaparecía por los baños de las mujeres", reconocía sin tapujos Patsy.

Para muchos es un héroe, como demuestran las reacciones que ha tenido la noticia en ciertos foros. Para otros, un auténtico canalla. Por lo general, ellos serán quienes alaben su valor, mientras que ellas no tendrán el más mínimo reparo en tildarlo de sinvergüenza. Pero así son los héroes. No olvidemos que muchos abogaban por echar a Batman de Gotham, y mucho eran los que criticaban las actuaciones de Spiderman en la ciudad de Nueva York.

Ahora que lo han cazado y su aventura ha tocado a su fin (al menos, de momento), todos sabemos que hemos perdido a un gran héroe. Es como si a Spiderman o a Batman le hubiera arrebatado su máscara y hubieran desvelado su identidad. Un tipo que en el más completo anonimato, y por el bien de su familia, dedicó las noches de 15 años de su vida a salvar su matrimonio. Sin renegar un solo día. Cierto es que todo acababa en un bar, pero alguien debía de sacrificarse y Patsy Kerr no dudo ni un solo instante a la hora de asumir ese rol. No olvidemos que "todo gran poder, conlleva una gran responsabilidad". Tito Ben dixit.

-----

Con información de Tyrone Tribulations y BuzzFeed

¡A salvar el mundo!

- ¡Spiderman es rico! Los enmascarados ganadores de la lotería china

- Diez héroes anónimos que son ejemplo de coraje y nervios de acero

- Nueve animales con superpoderes

- Diez superhéroes (y un supervillano) de carne y hueso que te puedes cruzar por la calle un día de estos