Bate el récord de tatuajes de Homer Simpson para vengarse de su padre, que era clavadito a Ned Flanders

Todos sentimos admiración por este personaje animado. En algún momento de nuestras vidas todos – y digo todos – hemos tomada prestada alguna expresión suya que nos venía como anillo al dedo, le hemos robado alguna frase o, incluso, hemos imitado su genial sentido del absurdo sin saberlo. Hablamos, como no podría ser de otra forma, de la figura de Homer Simpson, el padre de la familia más popular de los Estados Unidos y una de las personas más influyentes de todos los tiempos.

Si algo nos ha enseñado este personaje de Matt Groening es que debemos obrar con cierta mesura en nuestro día a día. ¿Comer rosquillas? En su justa medida. ¿Beber cerveza? En su justa medida. ¿Decir pamplinas o hacer el bobo? Pasapalabra. Son grandes lecciones de este entrañable personaje que, por alguna razón, no todo el mundo pudo aprender durante su infancia. Este es el caso de Lee Weir.

A este neozelandés de 27 años, fan incondicional de Homer Simpson, no le dejaban ver la serie. “Cuando era pequeño no me dejaban ver Los Simpsons porque mi padre tenía la auténtica vida de Ned Flanders”, reconocía el propio Lee. Sin embargo, el niño les salió rebelde. Tanto es así que ha decidido torturar a su padre y devolverle la jugarreta de la forma más exagerada posible.

“Él no me dejaba verlo porque Homer representaba como un bufón la imagen de padre y jefe de la familia”, contaba Lee al tiempo que enseñaba orgulloso los 41 tatuajes de Homer que adornan sus dos brazos. Dejando a un lado aquello de “todo en su justa medida” y sacando a relucir cierto rencor hacia su progenitor, este ciudadano de Auckland se ha llevado el récord Guinness de la persona con más dibujos de un solo personaje de animación en su cuerpo.

En sus brazos podemos ver a Homer Simpson en multitud de escenas de las más de 26 temporadas que lleva emitiéndose la serie. Porque aquello que de pequeño le impidieron hacer, Lee Weir lo hizo cuando ya pudo elegir qué ver en la televisión. “Siempre he disfrutado viendo la serie ya como adulto”, admitía. Pero más allá de ese poso de venganza hacia la figura paterna y de su devoción por la estupidez de Homer, uno de los motivos por lo que se decantó por cubrir sus brazos con estos dibujos no fue otro que sentirse un auténtico ‘hombre récord’. “No me ha hecho una mejor persona, pero creo que me ha hecho un poco más molón”, afirmaba.

Para financiar este peculiar y gigantesco proyecto, tuvo que tomar multitud de decisiones de gran calado. La primera, cómo financiarlo. Para ello, tuvo que sacrificarse y ahorrar en cerveza. Todo el dinero que no destinó a zumo de cebada durante un año, lo empleó para costear su hazaña.

Pero finalmente lo ha logrado. Ha visto cumplido uno de sus sueños. Este estudiante de universidad casado y con hijos tuvo que resistir más de 25 horas en el sillón del tatuador y, a posteriori, presentar informes a los responsables del premio Guinness  para certificar que eran auténticos.

Lo que uno no puede evitar preguntarse tras conocer la increíble historia de Lee Weir es si Homer Simpson hubiera hecho algo como esto. Probablemente no, y eso que las estupideces son su fuerte…

—-

Con información de The Huffington Post, Time y Mirror

“Ouch!“, que diría el bueno de Homer:

Señores que te encuentras por la calle y… ¡Ouch! Se parecen a personajes de Los Simpson

Ya lo decía Homer Simpson: el alcohol es el secreto de la superconductividad

La leyenda del guionista ermitaño que escribió los mejores capítulos de Los Simpson

El pueblo ha hablado: Bart Simpson podrá ganar al Scrabble usando ‘kwyjibo’ (no es broma)

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] – Bate el récord de tatuajes de Homer Simpson para vengarse de su padre, que era clavadito a Ned Flan… […]

Los comentarios están desactivados.