Denuncia a British Airways por llevarle de vacaciones a Granada (Caribe) en vez de a Granada (España)

La Granada alcanzada.

La confabulación de BA (British Airways) contra los intereses españoles sigue su curso firme. Después de desmantelar concienzudamente Iberia y, por ende, convertir la flamante terminal T4 de Barajas en un trasunto del aeropuerto de Castellón, la aerolínea británica ha descubierto una nueva forma de mermar el sector turístico español: enviar a traición los turistas que quieren ir a “nuestra” Granada a la isla homónima del Caribe.

Los conquistadores españoles llamaron Granada a la isla caribeña por las similitudes que encontraron entre las montañas de aquella isla tropical y la Sierra Nevada granadina. Pero las similitudes se acaban ahí: en Granada (o, en inglés, Grenada) no hay jamón serrano, ni flamenco, ni Albaicín, ni mucho menos la Alhambra, uno de los motivos que llevó al ciudadano norteamericano Edward Gamson a gastarse los ahorros de dos años en un billete de primera clase para conocer la capital del reino de Granada.

Pero cuál no sería su sorpresa cuando el vuelo que abordó en Gatwick no se dirigió al sur sino hacia el oeste y no tardó dos sino nueve horas en arribar a las blancas playas de Granada, a 6.400 kilómetros de distancia y un océano de la capital andaluza. El frustrado viajero pidió el libro de reclamaciones en cuanto pisó el aeropuerto caribeño, y exigió a BA la devolución de los 3.500 euros que había pagado por su billete de primera a Granada, para contemplar las maravillas del arte mudéjar.

La Granada soñada.

“Siempre he tenido un gran interés en el arte islámico. Además, soy de origen judío sefardita, de modo que siempre he querido viajar a Granada y visitar la Alhambra. Fui totalmente claro sobre este particular con la agencia de viajes: yo quería ir a Granada, España. ¿Por qué diantres iba yo a querer ir a la Granada caribeña si volaba de vuelta a América desde Lisboa?”, se pregunta el viajero en declaraciones a The Independent.

De momento, el viajero accidental al Caribe ha demandado a BA por daños y perjuicios, mientras la aerolínea se defiende diciendo que “a nadie le amarga una semana en el Caribe”. Lo peor del caso es que no es la primera vez que la línea aérea redirige pasajeros hacia la “falsa” Granada. Recientemente, una mujer inglesa de 62 años compró un boleto de avión hacia la capital andaluza, como parte de una lista de “100 cosas que hacer antes de morir”, con motivo de un cáncer que le acababan de detectar. Su petición 3 –visitar Granada- se vio frustrada con un desembarco en la insulsa isla caribeña.

La granada confitada.

Visto en The Independent.

No afloje, mi comandante:

Diez cosas que las aerolíneas no te cuentan cuando te montas en el avión

Un aterrizaje para los anales de la aviación: un avión encima de otro

Cinco presuntos viajeros en el tiempo y sus presuntas explicaciones

Cinco trucos para manipular los controles de orina

Utilizan como mojones los cadáveres de los montañeros en el Everest