"La noche que pegué a Russell Crowe": la mejor anécdota musical de la banda que tocó en el Titanic

Seguro que lo recuerdas, porque es uno de los mejores momentos de la archiconocida película Titanic. Jack lleva a Rose hasta los bajos fondos del barco. Allí, en tercera clase, los dos tortolitos disfrutan de una juerga irlandesa que nada tiene que ver con la cena de estirados que se vive arriba entre los miembros de la alta sociedad .

Entre bailes y el azúcar propio de este romance maldito que catapultó a la fama a Leonardo DiCaprio, la música que suena sin parar en la escena y que logró que todos los espectadores quisieran bailar cual leprechauns desatados tiene nombre propio: Gaelic Storm.

Es el nombre del grupo que interpreta los temas de la fiesta irlandesa en la película dirigida por James Cameron. Su participación en el filme supuso el inicio de la carrera musical de esta banda liderada por Patrick Murphy, un irlandés afincado en California que no terminaría su relación con Hollywood poniéndole banda sonora  al romántico baile de Jack y Rose.

Golpe a Cinderella Man

El grupo se había formado en 1996, cuando Murphy era gerente de un pub (irlandés, claro) en Santa Mónica, en el que comenzó a actuar junto a otros tres músicos. Un año más tarde llegó 'An Irish Party in Third Class', el tema que la banda interpretaba en la que se convertiría en la película más taquillera de la historia (hasta que llegó Avatar).

Más de diez años después, con seis discos en el mercado y miles de kilómetros en giras con las que recorrieron países como Estados Unidos, Canadá o Reino Unido, Gaelic Storm lanzaba en 2008 una canción que relataba la segunda incursión del grupo en el mundo del celuloide.

Bajo el título 'The Night I Punched Russell Crowe', Gaelic Storm hizo pública una anécdota protagonizada por el propio Murphy y que está perfectamente resumida en el título de la canción: es la historia de la noche en la que le pegó al mismísimo Russell Crowe.

Tal y como narra la canción, Murphy estaba trabajando en el pub cuando entró el protagonista de películas como Gladiator, Master and Commander o Cinderella Man. Crowe estaba fumando en el interior del bar a pesar de que en California está prohibido.

De esta forma, Murphy tuvo que pedirle al actor que apagara el cigarrillo o que saliese a fumárselo a la calle - todo esto, según la canción, de una forma muy educada, claro -, algo que Crowe no encajó muy bien.

"Si eres lo suficientemente hombre, sigue", le dijo el actor a Murphy. Fue en ese momento cuando llegó el puñetazo del irlandés que le reventó la nariz a Russell Crowe.

"Fue lo más cerca que he estado de acabar muerto. Fue la noche que golpeé a Russell Crowe,  Gladiator, en la cabeza".

A partir de aquí, la canción se vuelve algo más difusa. Según la letra, los guardaespaldas del actor salieron corriendo detrás de Murphy. Viendo el videoclip, uno puede pensar que las cosas no acabaron muy bien para el líder de Gaelic Storm, aunque esta parte de la historia no se menciona en el tema.

"Sé que Crowe conoce la canción", asegura Steve Twigger, miembro del grupo y coautor de la letra. "No nos gusta subirnos al carro. No nos inventamos la historia; esto ocurrió realmente". Como era de esperar, el representante del actor negó que su cliente fuera vapuleado de esta forma, diciendo en su momento que el incidente no había sucedido.

Siempre será la palabra de unos contra la de otros, pero, realidad o campaña de marketing, lo cierto es que la historia no desentona mucho con el largo y violento historial de Crowe. Además, aunque el puñetazo propinado por el irlandés al mismísimo Cinderella Man no sea cierto, el hecho de que el vídeo reproduzca los supuestos hechos de la fatídica noche con figuras de Lego merece todos nuestros respetos:

--------------

Con información de IrishCentral, One India, Gaelic Storm y Wikipedia

Más historias que hay por ese gran mundo que es internet:

Doce canciones (y un videoclip) que hoy estarían prohibidas

El truco matemático del MP3, el JPEG y la cara de Homer Simpson

La orquesta del Titanic siguió tocando, pero sus familias no vieron ni un penique

¡Existe! El transporte público que viene cuando aprietas un botón y te lleva directo a tu parada