¡Que alguien mate al peluquero! Los looks caninos más humillantes del planeta

¿Dónde está el límite entre lo que es y no es maltrato animal? ¿Qué nos contarían estos animalitos si tuvieran la capacidad de hablar? ¿Qué es lo que pasa por las mentes de los demás perros al ver a sus colegas tuneados de semejante guisa?

Lo que algunos pueden catalogar como auténtico arte canino, para otros es el más vil de los castigos, una aberración peluda y multicolor que no conoce límites. Y es que los concursos de belleza caninos han llevado lo del tuneo creativo de las mascotas a unos niveles difíciles de superar.

Los pobres animales son esquilados y tintados de mil formas y colores en contra de su voluntad, convirtiendo sus cuerpos en lienzos que dan vida a todo tipo de representaciones gráficas a todo color. Desde motivos de Disney o Barrio Sésamo hasta transformaciones verdaderamente inquietantes que impiden apreciar la raza del animal. Dignos de lástima.

Motivos submarinos a todo color para humillar a este pobre animalico que seguramente no te la culpa de nada. Y a continuación, el making off:

El perro Peter Pan, con Campanilla, Capitán Garfio y Campanilla incluidos. Fabulosos, soberbio. Un auténtico horror.

Su cara es el espejo de sus pensamientos. "Juro que te buscaré, te encontraré y acabaré contigo de la manera más dolorosa. Porque esto no se le hace al compañero que  lo daría todo por ti, maldita zorra".

Si Walt Disney levantara la cabeza, mandaba a la cárcel al dueño de este pobre animal.

Si no fuese por esa inquietante cabeza de elefante que le crece en el trasero a este perro, cualquiera se pelearía por sacarlo a pasear.

"Ya es primavera, pero será tu última primavera, porque pienso liquidarte, maldita sea".

Por fin, un buen ejemplo de "pintura canina" sin dañar la imagen y el honor de este bonito perro.

"Si existe un Dios perruno, que me lleve pronto y acabe de una vez por todas con esta humillación. Y ya de paso, que a mi dueño se le caigan todos y cada uno de los dedos de la mano. Y los pelos de la cabeza también, que se fastidie".

No obstante, los hay quienes disfrutan con su nuevo look a todo color.

¡Oh, mirad qué bonita alfombra con animales! Oh, esperad, ¡es un perro!

¿Qué demonios pretende ser esto? Si vas a humillar a tu perro con tintes, al menos cúrratelo más.

Bien, no lo vamos a negar, esto es una auténtica obra de arte. Aunque seguro que el perro no opina lo mismo.

Si piensas que estás teniendo un día de mierda, se te olvidará al ver a este pobre chucho.

¿Es posible pintarrajear y esquilar a tu perro sin que parezca lo más ñoño del universo? Sí, he aquí la prueba.

Vía: Happy Place y Metro.

Más aberraciones:

2 comentarios

Trackbacks y pingbacks

Los comentarios están desactivados.