El holandés que conserva tus tatuajes más allá de tu muerte

Los tatuajes son para toda la vida, pero una vez la persona tatuada muere, esas obras de arte sobre la piel desaparecen junto con su dueño. Sin embargo, un holandés ha tenido una curiosa idea: preservar los tatuajes de los muertos. “La gente tiene animales disecados en casa. ¿Por qué no tener trozos de piel tatuada?”, afirma Florin Hirschfeld, quien ya ha firmado para que el tatuaje sobre la piel de su espalda sea inmortal y adorne el hogar de algún coleccionista de arte.

La madre de Hirschfeld falleció de cáncer hace dos años, así que decidió tatuarse su retrato en la espalda, en honor de su querida madre. Pero Hirschfeld no quiere que ese tatuaje desaparezca cuando él muera.

Peter van der Helm tiene una tienda de tatuajes en Ámsterdam y es quien está detrás de esta curiosa y novedosa idea de negocio. “Todo el mundo pasa su vida en busca de la inmortalidad, y esta es una sencilla manera de hacerlo”, cuenta. “A todo el mundo que tiene un tatuaje se le ha pasado por la mente la idea, no es nada nuevo.  Nosotros solo hemos dado con la manera de llevarla a cabo”.

El salón de tatuajesWalls and Skin ya tiene una treintena de clientes orgullosos de sus tatuajes que han decidido inmortalizar sus pieles y preservar sus obras de arte a partir de 100 euros. Cuando mueran, un patólogo holandés retirará el tatuaje y lo congelara o empaquetara en formaldehido en menos de 48 horas. Luego, será enviado a un  laboratorio en el que extraerán el agua de la piel para sustituirla por silicona.

Y así, los asombrosos tatuajes que un día lucieron orgullosos sobre las pieles de las personas, podrán seguir causando admiración en locales de coleccionistas o en exposiciones, a pesar de que sus dueños-lienzo lleven décadas muertos. Porque bien es cierto que hay tatuajes que son una auténtica pena que se pierdan.

Fuente: Reuters