Las reacciones de susto más hilarantes de los visitantes a una casa encantada

En ocasiones, nuestro lado más masoquista toma el control de nuestras acciones y decidimos adentrarnos en “casas encantadas” o pasajes del terror para vivir auténtico pánico y recibir sustos que nos dejarán al borde de un ataque cardíaco. O, simplemente, para poner a prueba nuestra valentía.

La antigua fábrica de ataúdes de las Cataratas del Niagara, en Ontario, Canadá, es una de esas casas convertidas en atracción terrorífica. ¡Y vaya si lo es! No hay más que ver los caretos que se les quedan a los que osan adentrarse en la fábrica para recibir un buen susto, que dos cámaras convenientemente situadas se encargan de inmortalizar cuando la gente pasa frente a ellas.

Según la leyenda, el propietario de la fábrica, Abraham Mortimer, tenía que soportar las burlas y fechorías de los vándalos de los alrededores. Una noche, se enfrentó a un grupo de ellos, con tan mala suerte que una pila de ataúdes cayo sobre él y murió. Tras el funeral, encontraron el ataúd del fallecido desenterrado y abierto. Desde entonces, se dice que el excéntrico viejo se pasea por los pasillos de la fábrica para vengarse de los que se atrevieron entrar en sus dominios para hacer fechorías.

¿Será la aparición repentina del espíritu de Abraham Mortimer el que ha asustado tanto a estos visitantes?

Y los gifs animados más divertidos


Fotos de Nightmares Fear Factory, sacadas de Shock Mansion