Los micropenes en la historia del arte

En la historia del arte, a la hora de representar al hombre en su desnudez, sus genitales eran una de las partes del cuerpo que menos interesaba a los artistas. Por eso y por la búsqueda de la armonía del cuerpo y la belleza masculina, tanto escultores como pintores representaban a los hombres con unos penes de tamaño reducido y escaso o nulo vello, huyendo de lo grotesco y lo soez. (Y también, seguramente, porque los modelos que posaban para los artistas estaban pasando bastante frío).

Así, siglo tras siglo desde la antigua Grecia, la historia del arte nos ha dejado un vasto patrimonio artístico de hombres desnudos con genitales que bien podrían ser los de un niño que espera a la pubertad. Son cuerpo musculados, viriles, atléticos y fornidos, pero cuyos atributos no hacen justicia al resto de la anatomía. Hoy en día se les señalaría con el dedo en los vestuarios de los gimnasios, da igual lo bellos que fuesen sus cuerpos. Pero antaño, los artistas adoraban estos cuerpos proporcionados y perfectos, donde el pene ideal era pequeño, delgado y cubierto de una largo y afilado prepucio.

Pasen y vean como, desde que el arte es arte, los machotes de cuerpos atléticos e insignificantes miembros viriles posan en los museos y colecciones de todo el mundo:

Antigua Grecia

Laocoonte y sus hijos, de Agesandro, Polidoro y Atenodoro de Rodas. 160-20 a. C. Museo del Louvre, París

Doríforo, de Polícleto. 450-445 a. C. Museo Arqueológico Nacional de Nápoles.

Efebo, de Kritios. 480 a. C. Museo de la Acrópolis de Atenas.

Varios:

Antigua Roma

Ares Borghese. Siglos I-II d. C. Museo del Louvre, París

Renacimiento

Rapto de una sabina, de Jan H. Muller. 1571-1628

David, de Miguel Ángel. 1501-1504. Galería de la Academia de Florencia

La Creación de Adán, de Miguel Ángel. 1551. Capilla Sixtina, Vaticano

David, de Donatello. En torno a 1440. Museo Nazionale del Bargello, Florencia.

Barroco

El sueño de Endimíon, de Anne Louis Girodet. 1791. Museo del Louvre, París. l

Nisus et Euryale (1827) Jean-Baptiste Roman. Museo del Louvre, París.

Le berger Pâris, 1787. Jean-Baptiste Frédéric Desmarais.