La solución definitiva para dejar de fumar: el casco-jaula del señor Ibrahim

İbrahim Yücel es un hombre turco que está tratando de dejar sus 26 años de feo vicio, en los que se ha fumado dos paquetes de cigarrillos al día. Ante la poca efectividad de los métodos habituales para quitarse del tabaco, Ibrahim ha optado por tomar una drástica decisión: se ha puesto una jaula de alambre en la cabeza y no se la quita más que para dormir.

Además, cada día que sale de casa a trabajar, entrega las llaves de la jaula a su mujer y su hija, para evitar la tentación de abrirla y echarse un pitillo cuando se encuentra solo o aspira el humo de otros cigarrillos.

İbrahim se inspiró para crear este cinturón de castidad para la nicotina observando los cascos de las motocicletas, después de haber intentado sin éxito dejar de fumar varias veces en el pasado. Incluso su padre murió de cáncer de pulmón causado por el tabaco hace algunos años.

Y ciertamente, es evidente que su invento funciona: desde que se puso la jaula en la cabeza hace dos días, Ibrahim no se ha fumado ni un sólo cigarro. Y para demostrar que, aunque no tiene confianza en su fuerza de voluntad es un tipo pragmático, se ha lesionado en el brazo diestro para que no pueda usar las llaves y, menos, sujetar un cigarrillo con los dedos.

Vía: Hurriyet Daily Mail