“Devuélveme mi disco duro con el porno y quédate con todo lo demás”

Un minusválido británico está luchando a brazo partido contra la policía para conseguir que le devuelvan su gigantesca colección de pornografía, acumulada a golpe de “sudor y esfuerzo”. Anthony Gerrard, el tipo de la foto, fue detenido tres veces por posesión de pornografía infantil, aunque sólo le encontraron 11 fotos sospechosas en casi 1 Tb de películas e imágenes. El handicapado lucha ahora por recuperar el resto.

Gerrard ha denunciado a la policía de Bristol para que le devuelvan los seis PCs y portátiles incautados en las sucesivas redadas en busca del material ilegal: “Que se queden las fotos de las niñas, si quieren: no me interesan. Yo lo que quiero recuperar el resto”, explica a The Bristol Post el enojado onanista. Pero la policía alega que no puede devolverle los discos duros incautados, porque entonces estarían delinquiendo ellos mismos.

Acumular 888 Gb de películas y 2,5 Gb de imágenes cochinas no es fácil ni barato: el hombre, de 59 años, está suscrito a una página web por cuyo acceso paga 40 libras (55 euros) al mes y donde se pasa “día y noche bajando películas”. En total, “llevo gastadas más de 2.000 libras, y si la policía se queda con dos ordenadores, voy a comprar otros dos”. El demandante puede permitirse semejante dispendio tecnológico gracias a su pensión de invalidez.

El policía que detuvo a Gerrard declaró que la práctica totalidad del material que encontró (y a fe que lo vio todo) era de “contenido adulto” y que las 11 imágenes de niñas probablemente fueron descargadas por error. No obstante, para poder devolver a Gerrard todo el material pornográfico incautado serían necesarios varios días de trabajo de la policía y un disco duro que costaría 100 libras al erario público.

Aprovechando el interés mediático por su orgullosa condición de pornoadicto, Gerrard aprovechó para dictar unos sesudos pensamientos acerca del amor y las relaciones hombre-mujer: “Me he casado cuatro veces pero no habrá una quinta. Lo bueno de un ordenador es que puedes apagarlo una vez que has acabado [de machacártela]. Pero no puedes desenchufar a tu mujer“.

Visto en The Bristol Post.

Sin cambiar de canal:

El director de ‘2 Girls, 1 Cup’, condenado a cuatro años de cárcel por obscenidad

Diez canciones censuradas por motivos rocambolescos