¡Aparece un remedo de la Sábana Santa en la camiseta de un inglés rockero y cristiano renacido!

Los primeros días del año nos han dejado una curiosa noticia, más propia de la Semana Santa: la imagen de un Jesucristo doliente y con corona de espinas ha aparecido sobre impresionada en la T-shirt blanca de un ciudadano británico, causando un lógico revuelo.

Si bien teólogos, científicos y expertos de lo paranormal aún no se han puesto de acuerdo sobre el origen de la célebre Sábana Santa de Turín, lo de la camiseta que nos atañe tiene una explicación bastante más mundana.

Terry O’Neill, vecino de Adlington de 43 años, se tatuó un enorme Cristo en la espalda y se acostó con una camiseta para no manchar las sábanas, de ahí que la tinta se pasara al tejido de algodón. Con gran fidelidad al original si se tiene en cuenta que, como parece ser, Terry tiene la costumbre de dormir boca arriba.

Pese a la ausencia de misterio alguno, dadas las similitudes con el Santo Sudario, y haciendo gala de la proverbial retranca británica, a la camiseta ya se la conoce con el sobrenombre de “El sudario de Adlington” (pequeña población próxima a Bolton, en una zona conocida como el Gran Manchester).

El Sr. O’Neill, cristiano renacido desde hace 15 años y batería de The Taser Pupets, se inspiró en un tatuaje que vio en una revista. Dado que en los brazos apenas le quedaba espacio, el tatuador le sugirió hacérselo en la espalda. El trabajo costó 900 libras y 14 horas de trabajo, una minucia si tenemos en cuenta los 15 minutos de fama que están disfrutando los implicados.

Afirma Terry que, pese a ser una zona dolorosa, renunció a ponerse gel anestésico como homenaje al Hijo de Dios: “Siendo Cristiano, pensé que sería engañarme a mí mismo. Jesús tuvo que pasar por mucho más”, ha declarado.

Más allá del pequeño “martirio” de Ferry, existen pocas similitudes con el Santo Sudario. Si la mujer que le dio el paño a Cristo para que se aliviara en su trayecto a la cruz es conocida como la Santa Mujer Verónica, aquí intervienen nombres indudablemente menos píos: Jay Abbott, autor del tatuaje, trabaja en el Salón Psycho Monkey (Mono Psicópata).

En cualquier caso, el Sr. Abbott se ha apresurado a enmarcar la camiseta, esperando quizá que se convierta en motivo de peregrinación y libras esterlinas. La zona de Bolton parece propicia para este tipo de curiosidades misteriosas si se tiene en cuenta que la hinchada el equipo local elevó al español Iván Campo a la categoría de semidiós balompédico.

Vía The Bolton News