6 tipos muy locos que arrastran vehículos tirando con distintas partes del cuerpo

El hombre más fuerte de Georgia, un maestro de kung-fu con potente vida sexual, un malayo sin un pelo de tonto y hasta un chino que descubrió que tenía un ombligo magnético...son sólo algunos de los seres humanos que coronan la liga mundial de mover pesados vehículos con extrañas partes de su cuerpo, como son las orejas, los dientes y hasta el pene. Muchos quieren entrar en los libros de los registros mundiales por estas hazañas, pero sólo unos pocos lo consiguen con todos los miembros enteros. Así que comenzamos a la voz de ¡ya!

Lasha Pataraya, "orejas de titanio"


El deportista georgiano Lasha Pataraya marcó un nuevo récord mundial la pasada semana arrastrando durante 21,5 metros un camión de 8,28 toneladas con una cuerda atada a su oreja izquierda. Con la proeza, superó su récord anterior de 7.850 kilos. Lasha, un forzudo vecino del pueblo de Rustavi, a 20 kilómetros de Tbilisi, la capital de Georgia, es campeón nacional de lucha grecorromana y, antes de enfrentarse a este reto, entrenó su oído arrastrando una minifurgoneta y un helicóptero.

Tu Jin-Sheng "pene de acero"


El arte del ‘Qigong’ consiste en una serie de ejercicios y masajes para curar la eyaculación precoz, potenciar las erecciones y evitar el dolor ante los golpes en el bajo vientre. Esta técnica del kung fu requiere de concentración, paciencia y perseverancia hasta llegar a desarrollar lo que se conoce como un  ‘pene de acero’. El maestro Tu Jin Sheng ya compite en esa división mística y ató con un pedazo de tela su miembro a un camión y lo arrastró varios metros allá por 2006. Después, para coronar la hazaña, un asistente le pegó una buena patada entre las piernas, algo que sin lugar a dudas no terminó de cortarle la respiración, pero sí que le hizo soltar una lagrimilla.

R.Letchemanah "pelo-caucho"


El especialista malayo R.Letchemanah se convirtió en 1990 en el primer hombre que arrastró con sus pelos un avión, recorriendo un trayecto de 16,9 metros con un Boeing 737 de 32,5 toneladas atado a su negra cabellera. Letchemanah, antiguo empleado del Instituto del Caucho de Malasia, siguió realizando proezas similares como la que en 1999 le llevó al Reino Unido, donde no tuvo problemas para tirar con su pelo de un autobús de 7.874 kilos, el récord de los vehículos tirados a pelo. Letchemanah murió en 2005 de una insuficiencia cardiaca, pero su legado fue recogido por su hija Jayabarathy, de 21 años, que en 2002 entró en el Libro Malayo de los Récords tras arrastrar con su melena un camión de 3,7 toneladas.

Kang Jinyi "dientes de grulla"


Como en la vida amatoria, existen personas que gustan de potenciar su pene y también existen los que prefieren dotarse de unos maxilares campeones capaces de batir claras de huevo. Este es el caso de Kang Jinyi, un maestro de "Boxeo de la Grulla Blanca", un estilo de arte marcial chino originario de Fujian, que logró arrastrar el 2011 un coche durante 10 metros y en dos ocasiones. Durante el primer intento el coche estaba vacío, pero luego cinco hombres robustos entraron en él para hacer fuerza gravitatoria desde los asientos. "Las personas que nunca han practicado kung fu, por favor, no intenten hacerlo en casa", afirmó en su momento Kang con una buena sonrisa, mientras descubría el secreto de su movimiento: "Hay que usar correctamente la fuerza de los músculos maxilares en conjunto con los de la cintura, para poder mover el coche".

Yang Guanghe, "ojos de cansado"


Con bastantes horas en el gimnasio, todo el mundo puede tener brazos y piernas fuertes. Pero es un poco más difícil de conseguir unos ojos imbatibles leyendo. Por eso roza la hazaña lo que hace el chino Yang, cuando el 28 de abril del año pasado logró mover un mercedes de 1,6 toneladas tirando con las cuencas de sus ojos. El Sr. Guanghe, quien realizó este movimiento en su ciudad natal de Anshun, provincia de Guizhou de China, estuvo entrenando los ojos durante 10 años para demostrar que todas las partes del cuerpo pueden ser de gran potencia si se las entrena convenientemente, incluidos los párpados. Que no te haga una "caidita de ojos" que te despeina.

Wu Zhilong "ombligo magnético"


Sin la ayuda de pegamento, el chino Wu Zhilong, de 20 años, puede pegarse tazones y objetos a su vientre con tanta fuerza que puede utilizarlos para tirar de un coche totalmente cargado. Wu, quien descubrió su talento por accidente en 2008, demostró su habilidad en público pegándose una olla de hierro con tanta fuerza en el estómago que los espectadores no pudieron lograr separarla. Luego logró mover un coche, cargado con 12 personas, durante 20 metros. El peso total era de alrededor de 2,2 toneladas. "Esta es la primera vez que he tirado de un coche. Nunca lo he probado antes. Yo solía tirar de cosas pequeñas", declaró Wu con los abdominales como una tableta king-size de Toblerone.

Y un recuerdo especial para el decano de todos ellos, este forzudo norteamericano que allá por 1930 se atrevió a tirar con sus dientes de...¡un buque escuela!