Prohíben a Papá Noel sentar sobre sus rodillas a los niños

Santa sujetando a unos bebardos

Los niños británicos se librarán a partir de esta Navidad de una de las situaciones más embarazosas de la infancia: subirse sobre las rodillas del Santa Claus de turno del centro comercial para pedir sus juguetes. Ante el miedo a posibles tocamientos o malinterpretaciones de la situación, los Papás Noeles británicos evitarán en lo sucesivo cualquier contacto físico con los niños.

(Atención niños: spoiler ahead!)

Fotografiarse sobre el regazo de un señor disfrazado de Papá Noel o Rey Melchor es una ceremonia del agrado de las madres y de El Corte Inglés, pero excepcionalmente de los niños, como atestigua esta completa galería de niños llorando en las susodichas fotos. Por eso, la decisión de la Asociación de Maestros ingleses de rehuir cualquier contacto físico por parte de los profesores que hagan de Santa resulta un alivio.

La ‘recomendación’ viene de la CRB, el registro informático de personas con antecedentes penales en Gran Bretaña. En principio, los candidatos a hacer de Papá Noel no están obligados a comprobar su pertenencia al registro, de modo que la policía ha recomendado extremar la precaución: “Bajo ninguna circunstancia se debe dejar a un voluntario con un niño sin la presencia de otro adulto”.

Sólo en el caso de que se consulte a los padres y que estos estén “absolutamente cómodos” con la situación, podrán los niños retozar en el regazo de Santa Claus.

Visto en Telegraph.

Más madera navideña:

Niños acojonados de Papá Noel

Este hombre ha escuchado más de 8.000 veces la canción de Cortylandia

¡Me lo pido! Los diez juguetes más peligrosos de todos los tiempos