Un hospital administra por error una inyección letal a un paciente con acidez de estómago

El hospital North Shore Medical Centre, en Florida (EEUU), “lamenta sinceramente” la muerte de un paciente al que le fue administrada una inyección de Pancuronium, una de las tres drogas que integran las inyecciones letales que reciben los condenados a muerte, en lugar de darle el antiácido Pepcid que venía demandando. Richard Smith, el desdichado paciente, que tenía 79 años en julio de 2010 entró en parada cardorespiratoria al recibir la inyección y aunque fue resucitado in extremis murió un mes después.

La familia de Smith ha llevado a juicio al hospital y concretamente a la enfermera que cometió un error, Uvo Ologboride, cuyo nombre fue desvelado por una investigación del rotativo británico Daily Mail. ¿Cómo pudo la enfermera confundir ambos productos, que se parecen como un huevo a una castaña? ¿Qué hacía el Pancuronium conviviendo con el Pepcid en una vitrina del hospital? El motivo esgrimido es que, además de eliminar reos, el Pancuronium funciona como relajante muscular.

Por si fuera poco, el abuelo Smith, que había acudido al centro médico, quejándose de acidez en el estómago y problemas respiratorios, fue abandonado a su suerte durante la media hora posterior a la inyección, en la que estuvo debatiéndose entre la vida y la muerte. Cuando el hijo del enfermo llegó al hospital a recoger a su padre fue informado de su corazón se había parado: “Siento decirle esto, pero la enfermera ha administrado a su padre la medicación equivocada”, explicó el médico entre balbuceos.

El hospital ha llevado a cabo una investigación para “evitar que otra negligencia de este tipo vuelva a suceder”. Por descontado, “lamenta profundamente” la muerte del paciente.

It’s the final countdown.

Visto en Gawker. Más información en Daily Mail, Miami New Times y WSVN (vídeo).