Fernández Sastrón y Antón Reixa luchan por una mayor transparencia en la SGAE

Elecciones en la SGAE

LAS APUESTAS MÁS FUERTES

Un cambio de mayor transparencia y efectividad a la hora de defender los derechos de la SGAE es deseado por ambas partes; sin embargo, Fernández Sastrón juega con la seguridad de su candidatura, que ya obtuvo un 40% de los votos en las anteriores elecciones, aunque el sistema antiguo de la misma, ya reformado tras la caída de Teddy Bautista, le dejara sin representación.

En cualquier caso, como comentábamos en nuestras líneas, ambos apuestan por una mayor transparencia. "Cuando se habla de los 30 millones de euros presuntamente malversados por la entidad tal y como indica el sumario de la "Operación SAGA", es dinero que nos ha sido robado de las recaudaciones a los autores", advierte Antón Reixa y añade "también han robado a los ciudadanos y empresas que los pagaron. Conviene no olvidarlo".

La transparencia, no obstante, no es la única apuesta para solucionar lo que dejó Bautista tras de sí. "La necesidad más acuciante es atajar la situación financiera, reducir al máximo la gran bolsa de derechos no identificados que se ha utilizado para pagar la deuda de Arteria, trabajar para encontrar un modelo de negocio sostenible y competitivo en la Red y modernizar la entidad para que no funcione a espaldas de los socios", nos comenta Fernández Sastrón, mencionando el acuciante problema de Arteria que ha dejado a la entidad, junto a otros tantos problemas, con una deuda que suma 137 millones de euros y que ahora deberán solventar.

Además, Antón Reixa quiere asegurarse, según nos revela, una "descentralización, formación de nuevo talento, prioridad absoluta para implantar el derecho de autor en la red, reestructuración de la deuda de Arteria, retornar la Fundación Autor a sus funciones primigenias de asistencia, promoción y formación y un código de buenas prácticas y revisión total de los estatutos para limitar el poder del presidente y potenciar la participación de todos y una directiva más colegiada".

LA DEUDA ES EL GRAN RETO

Frente a las candidaturas de ambos, está la enorme deuda que ha quedado en la sombra de la SGAE. "El dinero de las liquidaciones de los socios no puede utilizarse para pagar esa deuda", afirma Fernández Sastrón, en lo que Reixa prefiere profundizar en dichas cuentas: "Posiblemente, yo piense en los datos que revelan que al no estar dispuesto el total de los créditos (135 millones de euros aproximadamente sobre un total de 150), los gastos bancarios anuales de la Fundación son de 13.900.000 euros, y aunque pueda haber algún crédito directo de la SGAE, cualquiera de las dos cifras no rebaja la gravedad del problema".

¿Y cómo atajar tal deuda? Reixa evidencia "la venta total o parcial de los activos inmobiliarios, revisando concesiones municipales en algunos casos e impugnando las "conform letters" que irregularmente se han aportado como avales bancarios", mientras que Fernández Sastrón acuña primeramente a "desmontar Arteria de forma ordenada y proceder a la venta de algunos espacios con los que cuenta actualmente la SGAE, como los de México y Argentina".

Otro problema pudiera ser la confianza de los socios de la SGAE depositada y cómo ésta se ha visto mermada en los últimos tiempos. Por ello, sobre las garantías con las que deben contar sus socios,Fernández Sastrón profundiza en la idea de la reforma de los estatutos. "Ya se ha reformado el sistema electoral y se avanzará más en ello. También cambiaremos la estructura interna para que desaparezca el clientelismo y prime la profesionalidad y el conocimiento en todos los departamentos", en lo que Reixa en este punto es más concreto y dice que "la mejor garantía es el compromiso unitario y colectivo de todos".

OBJETIVOS PARA EL FUTURO

Los valores fundamentales en los que basa su candidatura Antón Reixa, de AUNIR, son "nuestro programa, nuestra cultura de gestión y diálogo, la relevancia de las periferias (más del 60% de socios no estamos en Madrid) y nuestra limpieza respecto al pasado", en lo que José Miguel Fernández Sastrón desde DOM confía en "propuestas concretas y profesionales" y recalca la idea de que "Varias candidaturas no son más que un "satélite" de Bautista, que no se resigna a que la SGAE ya no es suya" y desea que esto sea tenido en cuenta por los votantes.

Finalmente, en AUNIR esperan "la base de la independencia y la libertad de la creación" como  "derecho de autor, máxime en un contexto de crisis económica con minoración de las ayudas públicas, restricción del consumo cultural de pago y vuelta al mecenazgo", en lo que DOM culmina: "Porque creemos que la SGAE pertenece a los socios y la entidad debe aprovechar esta oportunidad para situarse en el siglo XXI, tenemos ganas de trabajar y sabemos cómo hacerlo".

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *